Inicio / Bolsa / Divisas / Trump, un factor alcista para el dólar

Trump, un factor alcista para el dólar

Parece que el recién presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ya se ha puesto en marcha para cumplir sus promesas anunciadas en el periodo electoral. En menos de una semana se han firmado tres órdenes ejecutiva de calado, siendo la más relevante para el comercio la salida de los Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (el TTP, en sus siglas en ingles).

El valor del índice dólar contra una cesta de monedas extranjeras, incluyendo el yen japonés, la libra esterlina y el euro, ha subido más de un 25% desde el inicio de 2014 y un 3,1% desde el día de la elección. Esos aumentos agudos incluyen una caída de casi el 1% el martes después de Trump sugirió que prefiere un dólar más débil, con un discurso proteccionista, lo que puso al dólar en el rojo para en lo que va de 2017 y en su nivel más bajo desde principios de diciembre.

Trump ha declarado su preferencia por un dólar débil, no obstante,  el alza del dólar ha sido en parte el resultado de las políticas propuestas de Trump, recortes de impuestos corporativos, menos regulación y más gasto público. Más crecimiento y más inflación llevaría a la Reserva Federal a incrementar los tipos de interés, lo que en última instancia, implica una apreciación del dólar.

A pesar de todo el ruido que se está generando en el mercado, el aspecto más relevante para la relación de las divisas queda en manos de las autoridades monetarias. A día de hoy, la Reserva Federal estima que llevaría a cabo dos subidas de tipos de interés anualmente hasta 2019. Los tipos de interés estadounidenses se encuentran en el 0,75%, tras la subida impulsada en el pasado mes de diciembre Por la Reserva Federal.

Si nos centramos en el cruce euro-dolar, Durante el ejercicio 2017 la Reserva Federal incrementaría previsiblemente dos veces los tipos de interés, mientras que el Banco Central europeo seguiría con su programa de flexibilización cuantitativa, conocido por sus siglas en inglés QE, que se reduciría A partir del mes de marzo, pasando de unas compras mensuales de 80.000 millones de euros hasta los 60.000 millones. Dado que la Reserva Federal incrementará sus tipos de interés  mientras que el BCE seguirá con su política monetaria no convencional, todo ello hace presagiar que el euro Tenderá a moverse lateralmente o incluso depreciarse durante este ejercicio.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *