Inicio / Bolsa / China / Preocupaciones alrededor de la deuda corporativa mundial

Preocupaciones alrededor de la deuda corporativa mundial

A lo largo de toda la década del encierro mundial, no han faltado advertencias estridentes sobre las consecuencias de un endeudamiento excesivo. Pero dado que se dice que el 70% de los auges de crédito terminan en crisis, los recordatorios oportunos probablemente no se desperdician.

Así que aquí hay un informe de Oxford Economics (OE) que destaca algunas características preocupantes sobre el panorama global de la deuda corporativa en su estado actual:

a) La deuda del sector privado con el PIB ha superado los picos anteriores a 2008, con un aumento del 15% desde 2015.

b) OE dice que los riesgos aumentan cuando los coeficientes deuda/PIB de las empresas superan los 73-88 puntos porcentuales y/o cuando este coeficiente aumenta en 10 puntos porcentuales o más a lo largo de cinco años. Hong Kong, China, Francia, Canadá y Chile superan ambos umbrales. Suecia, Turquía, los Países Bajos, Australia y los Estados Unidos superan un umbral.

c) La calidad del crédito ha empeorado; la mitad de las calificaciones crediticias de Estados Unidos y de la Eurozona se encuentran en la zona BBB y, por lo tanto, corren el riesgo de caer en la basura. En 2008, poco más del 30% de las empresas estadounidenses estaban en esta categoría, mientras que en la zona euro la proporción era inferior al 20%.

d) Las posiciones de caja han caído, excepto en el 1% superior de las empresas. Para las empresas estadounidenses clasificadas como «deuda basura», la relación efectivo/deuda es de alrededor del 10%, en los niveles de la mitad de 2010, según muestran los datos de la OE.

La OE señala algunos factores atenuantes. La deuda de los hogares es menos elevada que hace una década. Gran parte del aumento de la deuda corporativa se ha producido en China, cuyo sistema financiero y político facilita el control de las crisis.

La Reserva Federal se ha vuelto paliducha y los ingresos corporativos siguen siendo fuertes. Por lo tanto, es poco probable que se produzca un accidente al estilo de 2008, dice OE. En cambio, el riesgo es que «el ajuste por parte de las empresas sobreendeudadas retroalimente un crecimiento económico más débil», lo que exacerba la actual desaceleración mundial.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *