Inicio / Bolsa / Bancos Centrales / El BCE se encuentra a años luz de la Reserva Federal

El BCE se encuentra a años luz de la Reserva Federal

 

La Eurozona solo se ha recuperado recientemente de una recesión de doble caída, pero ya hay dudas sobre cómo estaría preparada para una nueva crisis.

Todos los ojos están puestos en el Banco Central Europeo, que ha sido la línea de defensa más fuerte contra la desaceleración económica. Aunque los pesimistas temen que al BCE le queden pocas herramientas para reactivar el crecimiento -dado que los tipos de interés de la región ya se encuentran en su punto más bajo-, estas preocupaciones son exageradas. Un riesgo mucho mayor es la sustitución de Mario Draghi como presidente del banco central este año. ¿Estará dispuesto el nuevo jefe a utilizar todos los instrumentos disponibles para sacar a la unión monetaria de cualquier crisis? No es nada seguro.

El BCE sigue estando muy por detrás de la Reserva Federal de los Estados Unidos en cuanto a la normalización de su política monetaria. La Reserva Federal ha aumentado las tasas nueve veces desde la crisis financiera, elevándolas desde el 0-0,25 por ciento a 2,25-2,5%. También ha comenzado a vender algunos de los activos que compró en el marco de la «quantitative easing», en un proceso conocido como «quantitative tightening».

Por el contrario, el banco central de la zona euro no finalizó sus compras de activos netos hasta finales de 2018, más de cuatro años después que la Reserva Federal. Los tipos de interés siguen siendo muy bajos: La tasa de refinanciación principal se mantiene en cero, y la tasa de depósito es negativa en un 0,4% (lo que significa que los prestamistas pagan por el privilegio de depositar sus reservas excedentes en el BCE). En marzo, Draghi dijo a los inversores que no deberían esperar ningún aumento de los tipos de interés hasta por lo menos el comienzo de 2020, en un intento de estimular los préstamos y ayudar a la zona euro a través de un suave parche de crecimiento. También anunció una nueva ronda de préstamos baratos a los bancos.

Nada de esto significa que al BCE no le quede nada en el tanque para una crisis. Para empezar, podría reactivar esas compras de activos netos para reducir el rendimiento de los bonos. Esto daría un respiro a los gobiernos, que podrían gastar más, y recortar los tipos de interés de los préstamos (ayudando a las empresas y a los consumidores). Asimismo, el BCE podría considerar la posibilidad de recortar aún más su tipo de interés de los depósitos en territorio negativo. Esto animaría a los bancos a prestar su dinero en lugar de almacenarlo en el banco central, y reduciría el valor del euro, lo que ayudaría a impulsar las exportaciones.

Los responsables de la formulación de políticas están examinando si las tasas negativas a largo plazo podrían perjudicar, en lugar de beneficiar, a los bancos. Incluso si ese fuera el caso, podrían mitigar el impacto. Por ejemplo, podrían crear un sistema escalonado en el que los bancos no pagaran ninguna comisión por colocar sus reservas excedentes en el BCE hasta que alcancen un cierto nivel.

Por supuesto, estas medidas podrían tener menos impacto que en el pasado reciente. Pero una amenaza mucho mayor es si terminamos con un banco central que no está dispuesto a desplegar toda su caja de herramientas de medidas poco ortodoxas. La zona euro se encontraría con una política monetaria disfuncional además de una política fiscal común inexistente: Una verdadera tragedia.

Este riesgo, por desgracia, es demasiado evidente. La lista de contendientes para reemplazar a Draghi incluye a algunos bancos centrales que se oponen intelectualmente a algunas medidas poco ortodoxas. Por ejemplo, Jens Weidmann, el presidente del Bundesbank alemán, lleva mucho tiempo cuestionando el uso de esquemas de compra de bonos. En 2016, dijo que los gigantescos programas de compra de activos se acercaban peligrosamente al financiamiento monetario de los déficits gubernamentales, lo cual es ilegal bajo los Tratados Europeos.

Weidmann no se opone a otras medidas no convencionales, incluyendo tasas negativas. Es posible que, si lo eligen presidente, se vuelva menos agresivo. O los líderes de la Eurozona bien podrían elegir a otro candidato que esté más inclinado a preservar la caja de herramientas de Draghi. Entre ellos podrían figurar Benoit Coeure, miembro del Comité Ejecutivo del BCE, o Francois Villeroy de Galhau, gobernador de la Banque de France. Olli Rehn y Erkki Liikanen, el actual y el anterior gobernador del Banco de Finlandia, son otras posibilidades más moderadas.

Como ha demostrado Draghi, la eficacia del BCE durante una crisis depende más de su liderazgo que de sus instrumentos financieros. Mientras los líderes de la Eurozona reflexionan sobre su reemplazo, deben asegurarse de que el banco central mantenga la capacidad de hacer su trabajo adecuadamente.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *