Inicio / Bolsa / Bancos Centrales / Japón y los datos económicos fraudulentos

Japón y los datos económicos fraudulentos

Resultado de imagen de abe shinzo

Años de crecimiento, miles de millones en bonos soberanos, y un capital sustancial empleado en multitud de inversiones podrían ver un giro de 180 grados en los próximos días, ya que las preciadas políticas económicas de Japón se basaron en datos fraudulentos.

Según las estimaciones, más del 40%  de las 56 políticas económicas de Japón contienen errores, lo que arroja una sombra sobre todos los análisis e informes del país generados a lo largo de los años.

Las metodologías de investigación -con todos sus beneficios- sufren de un punto crítico de error; el de muestrear un pequeño grupo de encuestados y basar las conclusiones en respuestas limitadas y a menudo sesgadas. Y parece que una división integral de los responsables de la política económica de Japón no se dio cuenta de que esta falsa metodología no se había desviado hasta hace poco.

Los funcionarios del Ministerio de Trabajo del país encuestaron sólo a un tercio de las grandes empresas de Tokio -las que tienen 500 empleados y más- para recopilar un modelo de datos para detallar todo el crecimiento de Japón. Sin embargo, estas empresas suelen pagar al trabajador medio más que a la pequeña o mediana empresa media, lo que significa que las estimaciones salariales han estado muy alejadas.

Los funcionarios laborales han acordado que su error ha costado a 19,7 millones de personas más de 490 millones de dólares (53.700 millones de yenes) en prestaciones no remuneradas. Si a esto se añade el coste de actualizar los sistemas informáticos para rectificar el error, Japón se enfrenta a una factura colosal de 759 millones de dólares (79.500 millones de yenes) en concepto de daños y perjuicios.

Es comprensible que el Primer Ministro Shinzo Abe se quede con la cara roja. El lapso – aparte de las dudas políticas y los enormes costos – crea incertidumbre para todos los modelos económicos de Japón e incluso para los ambiciosos informes de crecimiento del Banco de Japón (BoJ) generados a lo largo de los años.

Abe ha encargado un presupuesto fiscal de 5,9 millones de dólares para el próximo año con el fin de compensar las pérdidas, mientras que veintidós funcionarios responsables del lapso se enfrentan a una acción estricta, entre ellos el Ministro de Trabajo Takumi Nemoto.

Se han modificado varias cifras de crecimiento para tener en cuenta este error. El crecimiento salarial anual de Japón hasta junio de 2018 se estimaba antes en un 3,3%, pero se ha reducido al 2,8%. Además, el Banco de Japón está reconsiderando sus indicadores clave para calcular la presión inflacionaria: los modelos anteriores se basaban en las cifras salariales del Ministerio de Trabajo para determinar el poder adquisitivo y la renta disponible, pero con el escándalo, puede que no sean tan altos como se pensaba anteriormente.

El Banco de Japón espera ahora el resultado de una investigación del gobierno antes de realizar su propio recálculo. 

El Banco de Japón depende en gran medida del Ministerio de Trabajo para más de sesenta de sus diagramas de crecimiento, incluidos los salarios nominales, los ingresos individuales y el gasto de los consumidores. Aunque los últimos informes de la semana pasada muestran – y han estado mostrando – un crecimiento positivo y un aumento del gasto, muchos de los recálculos están en orden antes de las elecciones al Gabinete en marzo de 2019.

Una vez más, los banqueros centrales han demostrado ser responsables de un desastre colosal en el análisis de las cifras críticas de crecimiento, las tasas de ingreso y la creación de un modelo en el que confiar. Pero parece que las tasas de crecimiento de Japón, que se extienden desde hace mucho tiempo, pueden haber sido sobreestimadas en todo momento.

 

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *