Inicio / Bolsa / Divisas / El dólar nunca ha tenido tanto viento de cola para apreciarse

El dólar nunca ha tenido tanto viento de cola para apreciarse

El dólar estadounidense es el ganador general este 2018, a pesar de haber sido golpeado en estos últimos días del año. El índice dólar se recuperó de un mínimo anual de 88,25 alcanzado a principios de febrero a un máximo de 17 meses de en diciembre, ahora luchando a mediados de los años.

Gran parte de la fortaleza del dólar provino de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Y su política de ajuste, dos pasos por delante de cualquier otro banco central. Pero también se benefició de la debilidad en otro lugar, principalmente enfocada en problemas políticos en el Viejo Continente. Brexit, la desaceleración del crecimiento económico y la incertidumbre, fueron probablemente las palabras más utilizadas al referirse a Europa este año.

El dólar lo ha tenido todo para experimentar un auge frente al resto de divisas punto por un lado la Reserva Federal ha puesto el acelerador a las subidas de tipos de interés lo que implica ampliar los diferenciales frente al resto de bancos centrales.  Esto ha provocado que el dólar sea un activo interesante y se produzca un proceso de repatriación al que hay que unir la inestabilidad de China y los incentivos de repatriación debido a las leyes fiscales.

También hay que mencionar que durante los últimos trimestres la economía estadounidense ha acelerado su crecimiento económico mientras que China o la Eurozona están inmersos en sus respectivos procesos de desaceleración.  Lo cierto es qué Estados Unidos ha tenido un comportamiento económico sustancialmente mejor que sus principales rivales en los mercados desarrollados y por lo tanto, es una razón de peso para destinar el capital y comprar dólares.

Los motivos descritos nos harían pensar que el dólar debería experimentar un fuerte proceso de apreciación ya que tiene  un viento de cola como nunca antes lo ha tenido esta divisa. No obstante, si repasamos la evolución del índice dólar en los últimos años se aprecia claramente como ha experimentado un movimiento lateral desde el año 2015.

 

Como contrapunto hay dos factores a tener en cuenta para pensar en una evolución negativa del dólar. Las críticas del presidente de los Estados Unidos, Trump, a un dólar más fuerte, que arrastra el crecimiento económico y la caída de las acciones, se dirigen a fin de año en mínimos de varios meses. La confianza de los inversores se ha deteriorado y debe ser restaurada.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *