Inicio / Divisas / Utilizar el diferencial de los tipos de interés entre países para estrategias carry trade

Utilizar el diferencial de los tipos de interés entre países para estrategias carry trade

Los mercados globales son realmente una gran red interconectada. Frecuentemente vemos que los precios de las materias primas y los futuros impactan los movimientos de las divisas, y viceversa. Lo mismo ocurre con la relación entre las divisas y el margen de rentabilidad de los bonos que nos muestra la diferencia entre los tipos de interés de los países.

El precio de las divisas puede influir en las decisiones de política monetaria de los bancos centrales de todo el mundo, pero las decisiones de política monetaria y los tipos de interés también pueden dictar la acción de los precios de las divisas. Por ejemplo, una moneda más fuerte ayuda a contener la inflación, mientras que una moneda más débil impulsará la inflación. Los bancos centrales aprovechan esta relación como un medio indirecto para gestionar eficazmente las políticas monetarias de sus respectivos países.

Al comprender y observar estas relaciones y sus patrones, los inversores tienen una ventana hacia el mercado de divisas y, por lo tanto, un medio para predecir y capitalizar los movimientos de las divisas.

Para ver cómo los tipos de interés han jugado un papel en el dictado de la divisa, podemos mirar al pasado reciente. Tras el estallido de la burbuja tecnológica en 2000, los operadores pasaron de buscar los mayores beneficios posibles a centrarse en la preservación del capital.

Pero como Estados Unidos estaba ofreciendo tasas de interés por debajo del 2% (e incluso por debajo), muchos fondos de cobertura y aquellos que tenían acceso a los mercados internacionales se fueron al extranjero en busca de mayores rentabilidades. Australia, con el mismo factor de riesgo que Estados Unidos, ofreció tipos superiores al 5%. Como tal, atrajo grandes flujos de dinero de inversión hacia el país y, a su vez, activos denominados en dólares australianos.

Estas grandes diferencias en los tipos de interés llevaron al surgimiento del carry trade, una estrategia de arbitraje que aprovecha los diferenciales de tasas de interés entre dos grandes economías, al tiempo que busca beneficiarse de la dirección o tendencia general del par de divisas. Este comercio implica comprar una divisa y financiarla con otra, y las divisas más utilizadas para financiar las operaciones de carry trade son el yen japonés y el franco suizo debido a los tipos de interés excepcionalmente bajos de sus países.

Se puede observar en el siguiente gráfico que  nos muestra que el diferencial de rendimiento a cinco años entre el dólar australiano y el dólar estadounidense (representado por la línea azul) disminuyó entre 1989 y 1998. Esto coincidió con la venta del dólar australiano frente al dólar estadounidense.

Cuando el diferencial de rentabilidades comenzó a subir de nuevo en el verano de 2000, el dólar australiano respondió con una subida similar unos meses más tarde. El diferencial del 2,5% del dólar australiano sobre el dólar estadounidense en los próximos tres años equivalió a un aumento del 37% en el par AUD/USD. Aquellos que lograron entrar en esta operación no sólo disfrutaron de la considerable apreciación del capital, sino que también ganaron el diferencial de la tasa de interés anualizada. 

La popularidad del carry trade es una de las principales razones de la fortaleza observada en pares como el dólar australiano y el yen japonés (AUD/JPY), el dólar australiano y el dólar estadounidense (AUD/USD), el dólar neozelandés y el dólar estadounidense (NZD/USD), y el dólar estadounidense y el dólar canadiense (USD/CAD).

Sin embargo, es difícil para los inversores individuales enviar dinero de un lado a otro entre cuentas bancarias de todo el mundo. El diferencial minorista sobre los tipos de cambio puede compensar cualquier rentabilidad adicional que estén buscando. Por otra parte, los bancos de inversión, los fondos de cobertura y los inversores institucionales generalmente tienen la capacidad de acceder a estos mercados globales y la influencia para controlar unos márgenes bajos.

Como resultado, desplazan el dinero de un lado a otro en busca de los rendimientos más altos con el riesgo soberano más bajo (o riesgo de incumplimiento). Cuando se trata del resultado final, los tipos de cambio se mueven en función de los cambios en los flujos de dinero.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *