Inicio / Sin categoría / La Bolsa de Valores de Caracas, tanta rentabilidad como manipulación

La Bolsa de Valores de Caracas, tanta rentabilidad como manipulación

En el año 2014, la Bolsa de Valores de Caracas acumuló una rentabilidad del 41,01%, siendo la tercera bolsa más alcista del mundo por detrás de la Bolsa de Shangai que cerró con una subida del 51% y  de Merval argentino que se revalorizó un 59%. Si ampliamos el parámetro en los últimos tres años, los números son más impresionantes, ya que la rentabilidad ha sido de un 2.560%. No obstante, los datos de forma aislada suelen ser algo tramposos, ya que la inflación de Venezuela en el 2014 fue del 56,2% ¿Qué significa ésto? Pues que si hablamos en términos reales, los inversores venezolanos han sufrido una pérdida de 15 puntos porcentuales en el último año, de este modo los datos ya no nos parecen tan idílicos y no creo que a ningún gestor de fondos se le pase por la cabeza invertir en la Bolsa de Caracas.

Hay otras particularidades de la Bolsa de Caracas que llaman mucho la atención y que responden al por qué de está gran revalorización que ha experimentado. En primer lugar, el volumen de negociación es la clave porque apenas entra y se mueve algo de dinero en la Bolsa, lo que permite ser objeto de manipulaciones y revalorizaciones espectaculares. Otra curiosidad de esta Bolsa es que no se permite vender en corto, esto permite que los valores no se ajusten a la realidad de sus fundamentales y queden totalmente sobrevalorados.

Todo ese nivel de escasez de liquidez hacen que las sesiones del Índice de la Bolsa de Caracas (IBC) sean de lo más variopintas, con unos cuantos movimientos erráticos… En este gráfico del IBC a fecha de 14/04/2015, el número total de operaciones efectuadas fue de 29, los títulos negociados 119.629 y el monto efectivo en Bolívares fuertes (BsF) de 18.137.856, lo que a un tipo de cambio de 170 Bsf por dólar nos ofrece un volumen de negociación de 106.700 dólares… Desde luego liquidez lo que se dice liquidez no existe… Estos niveles parecen más bien de algún chicharro español.

El aspecto regulatorio también influye mucho en la Bolsa de Valores de Caracas ya que ha quedado muy desmantelado por la nacionalización de empresas como Electricidad de Caracas, Cemex Venezuela o CANTV, que fueron suspendidas de cotización y se llevo por delante parte del escaso volumen de negociación. En la Bolsa de Caracas tenemos cuarenta y ocho títulos inscritos pero por su parte el IBC de Caracas contiene sólo nueve por lo que suele ser habitual que muchos cierren la sesión en plano.

El negocio de las Casas de Bolsa en Venezuela, que son los intermediarios financieros para procesar las órdenes, no es precisamente la compraventa de títulos sino que a día de hoy, el negocio se centra en la adquisición de dólares, que es la divisa más preciada por la continua depreciación que sufre el bolívar fuerte. De este modo, los venezolanos pueden proteger su capacidad de compra adquiriendo dólares que comprando títulos de la Bolsa de Valores de Caracas.

Para acabar, aunque pueda parecernos curioso que la Bolsa de Venezuela esté entre las más alcistas del mundo, mientras el país sufre graves problemas de hiperinflación, devaluación de su divisa, escasez de productos y una gran inseguridad jurídica, debemos ver más allá de una espectacular rentabilidad y apreciar lo que significa la liquidez en los mercados, que nos permite tener contrapartida de forma prácticamente inmediata para cualquier tipo de orden.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *