Inicio / Sin categoría / ¿Es irrelevante la política de dividendos de un valor? por Modigliani y Miller

¿Es irrelevante la política de dividendos de un valor? por Modigliani y Miller

Gran parte de los inversores da una gran importancia a las políticas de dividendos que se desarrollan por parte de cada empresa. Sin embargo, en el artículo “Dividend Policy, Growth and the Valuation of Shares” (Política de dividendos , el crecimiento y la valoración de las acciones) publicado en el  año 1961 escrito por los Premios Nobel Franco Modigliani y Merton Miller dieron un interesante punto de vista poco convencional sobre el por qué puede ser irrelevante las políticas de dividendos adoptadas por las empresas. De acuerdo con su punto de vista, los autores subrayan que lo que verdaderamente aporta valor a la empresa y por lo tanto a las acciones de la misma, no es la estructura contemplada en sus recursos propios  o recursos ajenos sino por la capacidad de los activos para generar rentabilidad, por lo que la política de dividendos no tendría efecto alguno sobre la valoración de la empresas.

En el planteamiento que realizan los autores para justificar la irrelevancia de una política de dividendos suponen que la política de dividendos no será relevante bajo los siguientes supuestos:

Mercados Perfectos: Según los autores, en los mercados perfectos las políticas de dividendos serían irrelevantes, en éstos ningún agente es lo suficientemente grande o relevante como para guiar las cotizaciones de las acciones. En este escenario de mercado perfecto se valoraba todas las personas son poseedoras de la misma información, los directivos de las empresas buscan el valor y no hay gastos en la compra o venta de acciones ni ningún tipo de carga fiscal.

Conducta Racional:En este supuesto valoran que las políticas de dividendos serán irrelevantes cuando los accionistas muestren una perfecta conducta racional. Es decir, preferirán maximizar las ganancias y son indiferentes a los incrementos de dividendos o incrementos a través del precio de las acciones.

Ausencia de incertidumbre: En un escenario en el que se elimina la incertidumbre, no existe ningún tipo de aversión al riesgo, por lo que el posible dividendo futuro es tan cierto como el actual dividendo.

De acuerdo con estos escenarios planteados por Modigliani y  Miller cualquier política de dividendos adoptada, no cambiará  el valor de la empresa ya que si por ejemplo los directivos decidieran aumentar el dividendo vía ampliación de capital, el dinero proveniente de los nuevos accionistas iría a las manos de los antiguos accionistas por lo que el valor de los activos seguiría siendo el mismo. Para observarlo con más detalle, imaginemos el siguiente supuesto: Una empresa con un valor en sus activos de 2 millones de euros y su capital se encuentra dividido en 100.000 acciones de 20 euros  de valor contable cada una si una empresa pretende distribuir un dividendo de 4 euros por acción o lo que es lo mismo repartir un total de 200.000 euros (100.000 acciones x 4 euros de dividendo por acción) puede adoptar dos políticas de dividendos:

– La primera política de dividendos vendría de la mano a través de un proceso de desinversión, por lo que la empresa se vería obligada a vender unos activos cuantificados en 200.000 euros, lo que hará que el valor de las acciones de los accionistas se reduzca 4 euros por títulos, siendo valorados finalmente en 16 euros.

– La segunda política de dividendos podría estar dirigida a realizar a pago del dividendo y al mismo tiempo una ampliación de capital por importe de 200.000 euros con la venta de un total de 3.125 acciones a 16 euros (3.125 x 16 = 200.000).

Si bien es cierto, los escenarios tenidos en cuenta por parte de los premios Nobel se aleja de la realidad ya que los mercados perfectos con información perfecta, sin comisiones e impuestos tal y como se han descrito no existen, tampoco  podríamos asegurar que la masa opte por una conducta perfectamente racional, más bien todo lo contrario y por último un escenario de ausencia de incertidumbre es muy difícil  darlo por valido ya que siendo así se eliminaría el componente fundamental del riesgo, al que se enfrentan los accionistas.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *