Inicio / Sin categoría / Tras una inflación del 3% ¿Debería subir los tipos de interés el Reino Unido?

Tras una inflación del 3% ¿Debería subir los tipos de interés el Reino Unido?

En el Reino Unido vimos como el mes pasado se ha producido un nuevo repunte de la inflación, mientras que los datos sobre el crecimiento económico han sido relativamente moderados. Actualmente, el principal obstáculo para la economía del Reino Unido es el gasto de los consumidores, ya que los volúmenes de venta al por menor registran el crecimiento más lento desde 2013.

El deterioró de la economía británica está relacionado con Brexit, y el aumento de la inflación está fuertemente impulsado por el descenso del valor de la libra desde el referéndum de la UE. La debilidad de la inversión interna y del gasto de los consumidores impide que el Reino Unido se beneficie de un repunte general de la economía mundial y de una mejora del crecimiento en el resto de la UE.

Si nos centramos en los datos, el coste de la vida en el Reino Unido aumentó a su tasa anual más rápida desde 2012 el mes pasado, ya que el índice de precios al consumidor (IPC) subió al 3% en septiembre, desde el 2,9% de hace un mes. Ante este contexto, la pregunta es obligada ¿Qué debería hacer el Bank of England (BoE) con sus tipos de interés en el 0,25%?

El BoE se fijó dos objetivos cuando fue reconstituido por Gordon Brown a finales de los años noventa y se le concedió la facultad de fijar los tipos de interés de forma independiente: mantener la inflación en torno al 2% y asegurarse de que la política monetaria mantuviera la economía en marcha. 

Por un lado tenemos que un aumento de los tipos de interés o bien la promesa de que habrá más subidas en los meses siguientes debería ayudar a la libra esterlina y eliminar parte de la presión inflacionista sobre los consumidores. El problema de esta opción es que el Reino Unido se encuentra en fase de negociación para efectuar el Brexit, un contexto de incertidumbre política en el que una subida de tipos podría ser interpretada como precipitada.

Mantener los tipos de interés o bajarlos, supondría dar alas a la inflación que se encuentra en el 3%. Unos niveles de inflación que perjudican a gran parte de los consumidores (pensionistas mantienen una revalorización de las pensiones seg-un la evolución del IPC). Una política gradual de rebajar los tipos de interés también favorecería un aumento del endeudamiento, que corre el riesgo de desarrollarse como consecuencia de unos tipos de interés bajos y prolongados. 

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *