Pagar dividendos: ¿Una buena opción para la empresa y el accionista? | Bolsa
Inicio / Bolsa / Pagar dividendos: ¿Una buena opción para la empresa y el accionista?

Pagar dividendos: ¿Una buena opción para la empresa y el accionista?

Los dividendos son beneficios empresariales que las empresas distribuyen a sus accionistas. Hay una serie de razones por las que una empresa se decida a establecer un porcentaje de sus beneficios como dividendos de manera sostenida en el tiempo pero también hay una serie de razones por las que podría preferir reinvertir sus beneficios de nuevo en la empresa.

Una empresa que se encuentra en fase de crecimiento tiende a no pagar dividendos, porque quiere invertir lo máximo posible en un mayor crecimiento. Incluso una empresa madura que cree que obtendrá un mejor desempeño un mejor trabajo mediante la reinversión de sus ganancias optará por no pagar dividendos. Las empresas que no pagan dividendos podrían utilizar el dinero para iniciar un nuevo proyecto, adquirir nuevos activos, recomprar algunas de sus acciones o incluso comprar otra empresa.

Además, la opción de no pagar dividendos puede ser más beneficiosa para los inversores desde una óptica fiscal. Los dividendos son gravables para los inversores como ingresos ordinarios, lo que significa que la tasa impositiva del inversor sobre los dividendos es la misma que su tasa impositiva marginal.

En España, desde el año 2015  desapareció la exención de 1500 euros  en concepto de dividendos y desde entonces, hay que tributar desde el primer céntimo.  Actualmente, las rentas inferiores a 5.999 euros se graban mediante el tipo impositivo del 19%, entre 6000 y 49.999 euros con el tipo del 21% y a partir de 50.000 euros el tipo impositivo asciende al 23%.

Las empresas que optan por reinvertir todas sus beneficios, en lugar de conceder dividendos, también pueden estar pensando en el elevado coste potencial de emitir nuevas acciones. Para evitar el riesgo de necesitar recaudar dinero de esta manera, optan por mantener todos sus beneficios.

Una empresa también puede optar por no pagar dividendos porque la decisión de comenzar a pagar dividendos o aumentar un pago de dividendos existente es serio. Una compañía que elimina o reduce su pago de dividendos existente puede verse desfavorablemente y su precio de las acciones puede disminuir.

Sin embargo, para una empresa madura, como la mayoría que forman el selectivo bursátil Ibex 35, no necesita reinvertir tanto en sí misma, y ​​  por ello, tienden a tener una política de retribución al  accionista más amplia.

De hecho, muchos inversores asocian los dividendos a un ingreso constante, por lo que será más probable que comprar acciones de empresas maduras. Los inversores también ven un pago de dividendos como un signo de la fortaleza de una empresa y un signo de que la directiva tiene expectativas positivas para los beneficios futuros, lo que vuelve a hacer las acciones más atractivas. Una mayor demanda de acciones de una empresa aumentará su precio.

Ciertos sectores también tienden a tener más dividendos que otros. Históricamente, las telecos y las utilities, como puedan ser Telefónica o Red Eléctrica, han capitalizado su fuerza de monopolio o posición dominante de mercado para mantener flujos de ingresos predecibles y proporcionar excelentes rendimientos vía dividendos. Las acciones tecnológicas a veces pueden pagar dividendos altos, aunque con más desviación que las utilities, lo que genera  un componente de mayor incertidumbre a los accionistas.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *