Inicio / Sin categoría / Los emergentes endeudados en dólares: El gran riesgo a corto plazo

Los emergentes endeudados en dólares: El gran riesgo a corto plazo

Las tensiones en los mercados emergentes han ido en aumento desde al menos 2013. Es posible que los inversores hayan olvidado el efecto de la “rabieta cónica” en los llamados Cinco Frágiles -Brasil, India, Indonesia, Turquía y Sudáfrica-, un término acuñado por Morgan Stanley para describir su vulnerabilidad a las salidas de capital. La política monetaria laxa , la reducción de los déficits por cuenta corriente y el crecimiento encubrieron los problemas subyacentes y atrajeron más capital a esos mercados.

Cada uno de los tres principales ETFs de mercados emergentes, que colectivamente tienen alrededor de 143.000 millones de dólares en activos – Vanguard’s FTSE EM, iShares’ Core MSCI EM y MSCI EM  han visto caer los valores de los activos netos en un promedio del 15,3% desde su pico del 26 de enero. 

La receta de los libros de texto para una crisis de los mercados emergentes requiere una gran dosis de deuda y una burbuja crediticia interna asociada, incluida la mala asignación de capital a proyectos trofeo poco económicos o a la especulación financiera. Luego agregue: un sector bancario débil, déficits presupuestarios, brechas en la cuenta corriente, deuda sustancial a corto plazo en moneda extranjera y reservas inadecuadas de divisas.

Por ello, las acciones de los mercados emergentes están cayendo a medida que los inversores continúan sacando dinero en efectivo de algunas de las economías en desarrollo más grandes del mundo, en medio de la preocupación de que el reciente repunte del dólar presione el coste del servicio de algunos de los 3,7 billones de dólares de deuda asumidos en los diez años transcurridos desde la crisis financiera mundial.

Si tenemos en cuenta el global de los agentes económicos, el total de préstamos en los mercados emergentes aumentó de 21 billones de dólares (o el 145% del PIB) en 2007 a 63 billones de dólares (210% del PIB) en 2017. Los empréstitos de las sociedades no financieras y de los hogares han aumentado. Desde 2007, la deuda en divisas -en dólares, euros y yenes- de estos países se ha duplicado hasta alcanzar los 9 billones de dólares. China, India, Indonesia, Malasia, Sudáfrica, México, Chile, Brasil y algunos países de Europa del Este tienen una deuda en divisas que oscila entre el 20 y el 50% del PIB.

El índice del dólar se encuentra en su nivel más bajo de las últimas cuatro semanas (94,60), ha subido más de un 5% desde el comienzo del segundo trimestre y se espera que aumente aún más, ya que la Reserva Federal señala futuras subidas de los tipos de interés en medio de una economía interna en auge, que creció un 4,2% el trimestre pasado y está en camino de lograr un avance similar en los tres meses que finalizan en septiembre.

Con la economía de China mostrando signos persistentes de una desaceleración de la segunda mitad en medio de su actual disputa comercial con los Estados Unidos, muchos de esos países están viendo una desaceleración de la demanda, lo que está presionando a los ingresos denominados en dólares exactamente en el momento en que se necesitan tanto para apoyar el valor de sus monedas en los mercados de divisas como para hacer los pagos oportunos de los 700.000 millones de dólares de deuda que se estima que vencerá en los próximos dos años.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *