Inicio / Sin categoría / ¿Las empresas del Ibex pagan pocos impuestos? Falso!

¿Las empresas del Ibex pagan pocos impuestos? Falso!

Hay el mantra más que extendido que las empresas del Ibex pagan pocos impuestos. En concreto, la principal acusación radica en el tipo efectivo del impuesto sobre sociedades que es extraordinariamente bajo e invita a realizar acusaciones contra las grandes corporaciones del selectivo bursátil español. Los últimos datos que disponemos es del Informe Anual de Recaudación de la Agencia Tributaria (AEAT) en 2013, ponen de manifiesto que las grandes empresas tributaron a un tipo efectivo de sociedades del 5,3% en 2012. ¿De donde sale ese dato? Pues bien, tal y como afirmó la Agencia Tributaria en su último informe, las grandes empresas ganaron en 2012 77.106 millones de euros, mientras que ingresaron a las arcas públicas en concepto del Impuesto de Sociedades (IS) 4.110 millones de euros.

Antes de rasgarnos las vestiduras por ese dato un tanto sensacionalista, expliquemos qué es el tipo efectivo del impuesto de sociedades. Normalmente, el común de los mortales suelen pensar que los beneficios de la sociedad se obtienen aplicando el el tipo impositivo de IS vigente, al resultado antes de impuestos y ya está… la cosa es algo más compleja. Para empezar, debemos entender que el impuesto sobre sociedades no se aplica al resultado contable antes de impuestos de las empresas sino a la base imponible, ¿Qué diferencia hay? La base imponible se obtiene descontado los ajustes de consolidación y exenciones que contempla la legislación española por doble imposición. Pues bien, el tipo efectivo de sociedades es la relación porcentual entre la base imponible y los beneficios del grupo.

Ajustes de consolidación y la exención a la doble imposición

Los ajustes de consolidación tratan de equilibrar los desajustes internos sobre los resultados de las empresas incorporadas en el grupo o holding empresarial. En otras palabras, la finalidad es realizar unas Cuentas Anuales del grupo que den una imagen fiel patrimonial de la sociedad dominante. Imaginemos que tenemos una empresa dominante que tiene dos empresas, la empresa Y y la empresa Z. La empresa Y obtiene 200 millones de euros de beneficios y la empresa Z 100 millones de euros en pérdidas ¿Cuánto ha ganado en total el grupo? Obviamente 100 millones de euros y no los 200 millones de la empresa Y. Dentro de los ajustes de consolidación, también se incorporan las operaciones entre empresas del grupo, por ejemplo el artículo 11.9 de la Ley 27/2014 introduce un diferimiento en la integración en la base imponible de las rentas negativas que pudieran generarse en la transmisión de elementos del inmovilizado material, inversiones inmobiliarias, intangibles y valores representativos de deuda, cuando dicha transmisión se realiza en el ámbito de un grupo de sociedades.

Sobre la doble imposición, carecería de sentido fiscal que el resultado antes de impuestos del Santander en Argentina pagará primero el IS en Argentina, luego el IS en España y luego por IRPF los dividendos hasta llegar a las manos del accionista… porque de cada diez euros de beneficios antes de impuestos, como mínimo seis irían a parar al fisco de algún Estado, no a la empresa ni al accionista. Por eso, los resultados del grupo en otros países ya han pagado impuestos en el país de origen. La exención por doble imposición sirve para que las empresas puedan internacionalizarse y existan incentivos para ello. Imaginemos que estamos en el año 2004 que no hay la exención por doble imposición y las empresas se quedan en España porque fiscalmente no salen las cuentas, ¿Qué hubiera pasado al llegar 2008? Pues si las empresas cotizadas del Ibex sólo hubieran tenido el negocio en España y tras reventar la burbuja inmobiliaria, tendríamos prácticamente el Ibex quebrado por mantener su negocio en España y obviamente niveles de desempleo extraordinariamente más elevados ya que tienen en plantilla en conjunto superior a 1,2 millones de trabajadores.

La clave de la manipulación mediática del tipo efectivo del tipo efectivo del 5,3% en el año 2012 o bien del 3,8% en el año 2011, es tratar de relacionar los impuestos que entran en España de las empresas del Ibex con lo que realmente están pagando en concepto de impuestos en algún lugar del mundo dónde lleven a cabo su actividad.

Lejos de hacer titulares mediáticos diciendo “Las empresas del Ibex no pagan impuestos” ,  la propia Agencia Tributaria en el informe del año 2012 señala otra tasa efectiva que nace a partir de relacionar los ingresos en concepto de IS con la base impositiva, descontando la exención de doble imposición que hemos mencionado anteriormente. Los resultados son que en el año 2012, la base imponible sería 22.659 millones, que en relación a los 4.110 millones de euros en concepto de IS, suponen una tasa efectiva del 18,1% en el año 2012. Para tomar una referencia de la tasa efectiva del 18,1% del IS en el año 2012, según la propia Agencia Tributaria, tras las medidas de consolidación fiscal adoptadas en el IRPF concluyó”El efecto global de las medidas desde 2010, cuando la política fiscal tornó hacia la consolidación, fue de un aumento del 17% en tres años, en los que el tipo medio observado pasó del 10,7 al 12,5%”. Por lo tanto, en de acuerdo con los datos de Hacienda sobre el ejercicio de 2012, el tipo medio sobre el IS supera en casi seis puntos porcentuales al tipo medio del IRPF.

Para acabar, sería conveniente ser un poco más rigurosos cuándo se habla de fiscalidad porque la manipulación está servida según intereses partidistas o sesgos mediáticos a la orden del día en todas las tertulias. Sería fantástico que todo el mundo pagara ese 5,3% de tipo efectivo, con ese nivel impositivo seguro que atraeríamos capital a diestro y siniestro pero muy a mi pesar no estamos en escenarios utópicos.

 

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *