Inicio / Mercados Financieros / La manipulación del beneficio contable

La manipulación del beneficio contable

Illustration: Chris SharpLos inversores centrados en el largo plazo dan una gran importancia al resultado del ejercicio o beneficio contable ya que determina, en última instancia, la salud de la actividad económica de la empresa en cuestión. Sin embargo, hay que ser consciente que detrás de esta cifra puede existir ciertas prácticas contables ideadas para alterar el resultado, denominadas como contabilidad creativa.

Existe un gran incentivo desde la directiva en la manipulación de esta cifra ya que es un indicador que evalúa la gestión de la directiva y por lo tanto está estrechamente vinculado al complemento salarial percibido. Otro incentivo sería trasladar a los inversores que “todo va bien” y no reflejar una ralentización severa de la actividad económica. En otros sectores altamente regulados como puede ser la banca el incentivo de manipular el beneficio contable sería tratar de evitar una intervención del órgano supervisor.

A pesar de los incentivos descritos en manipular al alza el resultado de beneficios, también podríamos encontrar supuestos en que la manipulación del beneficio contable fuera a la baja. ¿Para qué? El incentivo detrás de esta alteración de resultados pueden ser varias como hundir temporalmente el precio de las acciones para que la directiva pueda negociar su retribución variable en opciones de compra sobre acciones a unos niveles inferiores. También, se trataría de manipular los beneficios a la baja para evitar que el consenso revise al alza sus expectativas de beneficio, lo que complicaría alcanzar dichas previsiones en los siguientes ejercicios. O por ejemplo, reducir el ROE de la empresa, para dar una imagen de poca rentabilidad y así tratar de evitar un escenario de OPA hostil.

Existe una infinidad de maneras para alterar el beneficio contable así que vamos a resumir aquellas prácticas más habitualmente conocidas:

– La amortización de los activos se realizan mediante las tablas de amortización según el activo en cuestión, que proporcionan horquillas de amortización mínimas y máximas.

– Las provisiones son una de las partidas más maquilladas de una cuenta de resultados ya que buscan anticiparse a guardar una cantidad de recursos como un gasto para anticiparse a riesgos como depreciación de las existencias o bien las posibles insolvencias de un  cliente.

– Diferir los gastos a un periodo posterior, trasladándolos como parte de las existencias finales del siguiente ejercicio.

– Las cuentas de servicios como por ejemplo una “asesoría” no dejan  rastro de de diferencias entre inventarios o registros por lo que es muy sencillo el fraude para manipular el resultado del ejercicio.

– No declarar parte del salario de los trabajadores de una empresa, aquí no sólo es manipulación del resultado del ejercicio sino que también existe un fraude a la Administración Pública y a la Seguridad Social.

– Registrar las ventas de manera anticipada, es decir contabilizar los ingresos antes de su concreción o cuando aún queda incertidumbre sobre las mismas o no se haya completado la entrega del bien o servicio.

– Falsear las ventas supone alterar el monto de la facturación o registrar el dinero devuelto por un proveedor como ventas.

– Sobre los gastos e ingresos en otra divisa, se puede considerar considerar como beneficio la diferencia positiva entre las divisas en función de su tipo de cambio o también dejar como ingreso a distribuir beneficios ya efectuados.

Como hemos viso, existen diversos incentivos y diversas maneras de proceder para alterar el beneficio contable de una empresa. La contabilidad creativa aprovecha la subjetividad, ciertos vacíos en la regulación contable o bien la opcionalidad de los criterios de valoración para determinar finalmente qué resultado presentar ante los accionistas ese ejercicio. Es por ello, que en la historia hemos presenciado casos que han conmocionado a los inversores ya sean cercanos como han sido Gowex y  Pescanova o bien lejanos como Enron, o bien Lehman Brothers. Probablemente esta sea una de las principales razones por las que un inversor tiene la obligación de diversificar su cartera de inversión y disminuir así los riesgos operativos y reputacionales que influyen directamente a una empresa.

Noticias de idealista.com: