Inicio / Mercados Financieros / Cómo distorsionar la información financiera a través de gráficos

Cómo distorsionar la información financiera a través de gráficos

Recientemente en el Blog de Bolsa hemos  escrito sobre la manipulación del beneficio contable o bien sobre como la CNMV daba un toque de atención a las gestoras de fondos por la publicidad de sus fondos por lo que hoy vamos a dar un paso más allá y comentaremos cómo alterar la representación de la información financiera a través de gráficos con el fin de distorsionar las percepciones del receptor de la información y así inducirle a cierto tipo de conclusiones.

Una manera de trasladar de que la tendencia ha cambiado se trata en elegir el punto de inicio, con el fin de destacar sólo una parte del proceso. Por lo tanto, si se pretende hacer hincapié en una tendencia al alza, lo recomendable es iniciar el gráfico en lo más profundo valle o ligeramente retrasado. En el siguiente ejemplo del gráfico del Ibex 35 tiene el punto de partida en octubre de 2011, trasladando una imagen positiva y de fortaleza del selectivo español.

Ibex1

Sin embargo, la percepción de la información la podemos cambiar si ampliamos el gráfico y ubicamos el punto de inicio en mayo de 2007, muy cerca de los máximos históricos del Ibex. En este punto podríamos trasladar al receptor de la información un escenario de caída y estancamiento del índice bursátil español en el que se muestran serias dificultades para recuperarse.

ibex2

La utilización hábilmente del marco temporal, algunas gestoras tienden a emplearla para maquillar la rentabilidad y encajarla con el enfoque comercial del producto financiero. En el momento que se pretende comparar el fondo de inversión con su respectivo benchmark o índice de referencia utilizar la escala temporal “correcta” puede cambiar radicalmente la percepción del fondo y de su gestión. Como es lógico, incluso en los peores resultados de fondos, pueden existir momentos puntuales o coyunturales, por la propia estructura del fondo, que obtengan mejor rentabilidad que el propio benchmark. Para entenderlo, si comparamos el Ibex 35 frente al CAC 40 desde los mínimos de julio de 2011, el selectivo español ha conseguido un diferencial positivo de 10 puntos positivos frente al selectivo francés. No obstante, si comparamos ambos índices desde finales de 2007, vemos que el CAC 40 es el vencedor, obteniendo un diferencial de 20 puntos porcentuales más frente al Ibex 35.

ibxcac

cacIbx

Visualmente también podemos alterar la percepción del riesgo de cualquier producto cotizado “jugando” con el eje de abscisas, correspondiente al marco temporal, a modo de acordeón. Por ejemplo, en el siguiente gráfico, acortando la distancia de los valores en el eje de abscisas, se puede apreciar como las fluctuaciones son más intensas, por lo que parece existir una gran volatilidad, lo que nos induciría a pensar que se trata de un producto de elevado riesgo.

ibx7

Sin embargo, con el mismo gráfico anterior, si queremos trasladar la percepción de poca volatilidad en un producto cotizado, la representación se basaría en ampliar el eje de abscisas. De este modo, tal y como se puede observar, al establecer un marco temporal visualmente más amplio, las fluctuaciones que aparecen son mucho menos intensas comparadas con el gráfico anterior y nos induce a pensar que existe una menor volatilidad y por lo tanto, un menor riesgo.

Ibx8

En definitiva, como hemos visto la triste realidad es que podemos realizar varias modificaciones en un gráfico con el fin de crear la percepción deseada, en lugar de la verdad. Como de costumbre, lo que uno necesita saber al final es si la fuente es creíble y honesta o más bien todo lo contrario. Por ello, para evitar llegar a conclusiones erróneas, lo mejor siempre es examinar a fondo cómo trata la información el emisor y, si es necesario siempre podemos contar contratación de un experto asesor. Uno nunca está totalmente a salvo de este tipo de alteraciones y es verdaderamente muy complicado establecer un control de las mismas

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *