Inicio / Sin categoría / La importancia de las instituciones para promover la confianza

La importancia de las instituciones para promover la confianza

Una de las mejores definiciones sobre las instituciones es la que se describió el economista Douglass C. Noth en su libro Instituciones, que dice así: “Las instituciones son las reglas del juego en una sociedad o, más formalmente, las obligaciones creados por los humanos que le dan forma a la acción humana. En consecuencia, estas estructuran los alicientes en el intercambio humano, ya sea político, social o económico. El cambio institucional delinea la forma en al que la sociedad evoluciona en el tiempo y es, a la vez, la clave para entender el cambio histórico”.

Las instituciones funcionan desde ya hace varios siglos y su eficacia ha quedado demostrada, siempre y cuando haya representares responsables que las lideren. Las instituciones son en mecanismo que posee la sociedad para proteger cada una de sus libertades individuales, ante el asedio de elementos externos y tienen una importancia clave para el desarrollo de una nación. Por ejemplo, los derechos de propiedad aparecieron en Inglaterra en el año 1688, en el periodo en el que la Corona fue sometida al Parlamento. Anteriormente, el monarca tenía plenas facultades para expropiar recursos de sus súbditos, violando el principio de la propiedad privada. Una vez la monarquía estuvo controlada, la economía dio un paso de gigante, la economía prosperó al mejorar los incentivos de cada uno de los ingleses.

En España no sólo hemos sufrido una gran crisis económica sino una crisis institucional, manchada por innumerables escándalos de todo tipo pero cuyo eje central ha sido la corrupción, ocultada bajo la alfombra del boom de la burbuja inmobiliaria. El caso Malaya ha sido cuantificado en 2.816 millones de euros, la operación Edu en 2.000 millones, los ERE’s de Andalucía en 1.217 millones, Gürtel con 120 millones. Todo esto denota que por una parte algunos responsables políticos han tenido la mano muy larga y por otra una falta de transparencia absoluta, con las cuentas públicas. También hemos visto como la mancha de descrédito institucional se extendía por instituciones como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que no han supervisado el sistema financiero español todo lo correctamente que se debiera, especialmente en productos bancarios como las preferentes o bien la creación y la salida a Bolsa de Bankia.

¿Significa que todo el sistema institucional no funciona? Evidentemente NO, pero han una parte de nuestras instituciones se han comportando de un modo ineficaz y deben redoblar esfuerzos para no repetir errores pasados. Parte de estos errores se están poniendo solución de manera más o menos veloz en los tribunales de justicia y en términos de regulación bancaria se inició en noviembre del año pasado el Mecanismo Único de Supervisión (MUS). El nuevo sistema de supervisión financiera que, agrupa al Banco Central Europeo (BCE) y a las autoridades nacionales competentes (ANC) de los países de la zona del euro y promueve un código normativo único como base de su supervisión.

Aunque la supervisión es una es una buena manera gestionar los riesgos del sector, las instituciones de nuestro sistema financiero promueven ciertas garantías, que entran en juego en última instancia, para que ahorradores e inversores no entren en modo pánico y  queden protegidos de manera patrimonial. Por ejemplo, tras la intervención en el Banco de Madrid, hay que dejar claro que hasta 100.000 euros por cliente y banco, del dinero de las cuentas y depósitos bancarios, está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Del mismo modo, tras la intervención de la CNMV en Interdin que es la agencia de valores filial del Banco de Madrid, si no se tuviera la capacidad de devolver o poner en disposición el efectivo o los valores confiados, los inversores están cubiertos por el Fondo de Garantía de Inversiones (FOGAIN) hasta 100.000 euros. ). Evidentemente estas coberturas de riesgos que promueven las instituciones no son gratis, sino que son financiadas por todo el sector, mediante todas aquellas comisiones repercutidas al cliente.

Sin lugar a dudas queda mucho por hacer y más en un entorno institucional tan deteriorado como el actual pero no debemos olvidar que todo desarrollo económico viene promovido por un entorno de confianza y para que exista dicho entorno es necesario instituciones de carácter sólido, que sepan prevenir o mitigar cualquier pánico que se genere en el sistema financiero.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *