Inicio / Sin categoría / La economía zombie japonesa vuelve a entrar en recesión

La economía zombie japonesa vuelve a entrar en recesión

Después de que en el segundo trimestre del año el PIB anualizado se hundiera un 7,3%, en el tercer trimestre del año la tasa a vuelto a caer un 1,6%, por lo que al tener dos trimestres consecutivos de caídas sobre el PIB ya podemos hablar de recesión. A muchos este dato les  ha cogido de imprevisto debido a que la expectativa era que la economía japonesa repuntara un 2,1% entre los meses de julio y septiembre, Después de conocer este dato la bolsa japonesa  cayó un 2,96%.

La clave para entender la caída del PIB se encuentra en que el 1 de abril de este año, el primer ministro japonés Shinzo Abe decidió  aumentar el impuesto al consumo desde el 5% hasta alcanzar el 8%. En ese instante el argumento fue “He decidido subir el impuesto al consumo del 5% a un 8%, para mantener la confianza en nuestro país y legar a la próxima generación un sistema de protección social sostenible”. Es más, en 2015  se plantea  aumentar el  impuesto hasta el 10%, toda esta subida de impuestos se dirige a intentar frenar la espiral de deuda pública en la que se han sometido y a la financiación de la Seguridad Social. La variable del consumo supone el 60% de PIB por lo que aumentar el IVA ha supuesto un factor  represor para la evolución del consumo.

20 años de políticas keynesianas que sólo han generado deuda y una economía zombie

En el año 1989 Japón le estalló la burbuja inmobiliaria más grande conocida en la historia de la humanidad, que llegó a concentrar en los inmobles japoneses el 20% de la riqueza mundial. En el año posterior la deuda pública se encontraba en el 67% sobre el PIB y alguien se le ocurrió la  fantástica idea de aumentar el gasto público a partir de 1994 y ahondar en los sucesivos déficits públicos para estimular la economía. ¿Para qué realizar profundas reformas estructurales si podemos tirar de la tarjeta de crédito no? Puro keynesianismo.

Los resultados son verdaderamente tristes ya que desde entonces, el PIB en base nominal ha estado estancado con subidas y bajadas  pero la deuda pública sólo ha hecho que aumentar hasta más del 240% sobre el PIB, superando el trillón de  yenes (quince ceros). Para entender la gravedad de esta monstruosa deuda  hay que decir que en los presupuestos generales del Estado, la partida “intereses de la deuda” ocupa el 23% de todo el presupuesto y eso que se financian muy barato con un bono a 10 años que cotiza en el 0,5%. Para acercar estas macromagnitudes, el peso de la deuda pública para cada japonés supone algo más de 97.000 dólares (eso  si que es un nacer con un pan debajo el brazo).

Las paradojas de la economía japonesa en relación a su deuda

El primer ministro Abe pretende con las “Abemnomics” llevar la inflación al 2%. Este escenario implicaría que la rentabilidad del bono japonés fuera de al menos el 2% para que los inversores no perdieran poder adquisitivo. Si en la actualidad los intereses están en 0,5%, esto implicaría cuadruplicar el retorno. La carga actual es tan elevada que cada aumento de 100 puntos básicos (un 1%) del coste medio de financiación, supone alrededor de la cuarta parte de los ingresos tributarios por lo que si el retorno  sube por encima del 2% el país materializa una quiebra técnica (todo el presupuesto a pagar intereses). Es más, cuando el JGB (bonos del gobierno japonés) aumentaron del 0,5% hasta el 1% el Nikkei 225 subrió un desplome en su cotización.

La deuda es insostenible hay que subir impuestos. El ritmo de endeudamiento es verdaderamente atroz  por lo que necesitan compensar con ingresos fiscales, recordemos que las deudas de hoy son los  impuestos de mañana. Esta recesión ha sido provocada por  subir únicamente 3 puntos porcentuales el impuesto al consumo. El carácter represor de subir impuestos es sin duda un  factor clave para el hundimiento de la economía japonesa pero necesitan sí o sí más  ingresos porque no tienen la más mínima intención en recortar en gasto público.

La población de japonesa se está envejeciendo y quieren disponer del dinero invertido en bonos y tener una  jubilación tranquila.  Esto no significa literalmete que los fondos de pensiones vayan a vender sus JGP pero simplemente van a dejar que lleguen a su vencimiento y no van a renovar las compras de bonos. Por lo que única y exclusivamente nos quedará el Banco de Japón como la fuente de demanda de bonos y haciendose con todo el mercado deuda pública.

 

Noticias de idealista.com:

Un comentario

  1. increíble la economía japonesa este pasando por estos momentos, al mismo tiempo el la divisa yen ya no esta en sus mejores momentos, he leído de esto Analisis Forex, muy interesante conocer de este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *