Inicio / Bolsa / La Beta: Clave para gestionar el riesgo de nuestra inversión

La Beta: Clave para gestionar el riesgo de nuestra inversión

El coeficiente Beta (β) mide la volatilidad de un valor respecto al índice de referencia, también se suele aplicar a los fondos de inversión, por lo que si hablamos de la beta de un fondo de inversión mediría la sensibilidad o riesgo de exposición del valor liquidativo del fondo respecto a su benchmark (índice de referencia). Con este coeficiente podremos medir y gestionar de forma muy precisa el riesgo sistémico al que queremos exponer nuestra inversión ante las oscilaciones del mercado.El cálculo de este coeficiente es el siguiente:Beta Valor = Covarianza (Valor, Índice de referencia)/ Varianza (Índice de referencia)

Donde:

Xi es la cotización de la acción en cada momento del periodo considerado
Xm es la media de la cotización de la acción en dicho periodo
Yi es el valor que toma el índice del mercado en cada momento del periodo
Ym es la media de dicho índice durante el periodo considerado

Interpretación de la Beta (β) :

Hemos dicho que la beta de un valor se compara con el mercado por lo que siempre asignaremos el valor numérico 1 al índice de referencia. De este modo, unas acciones con un coeficiente beta de un 0,75 significará que es un 25% menos volátil que el mercado, en cambio una Beta de un 1,25% se traducirá con una volatilidad un 25% superior a la del mercado.

Sin embargo, hay que tener presente que el coeficiente Beta de unas acción reflejará un periodo temporal en su cálculo y este periodo puede ser tanto 3 meses, 5 meses, 1 año dependiendo de los datos históricos recogidos en su cálculo. Asimismo, contra mayor sea el marco temporal abarcado por la Beta, mayor será la importancia de la misma.

Por lo tanto:

Si Beta de un valor >1: El valor será más volátil que el mercado de referencia (mayor riesgo que el mercado).

Si Beta de un valor = 1: El valor será igual de volátil y se moverá al unisono del mercado de referencia (mismo riesgo que el mercado).

Si 0 < Beta de un valor <1: El valor será menos volátil que el mercado de referencia (menor riesgo que el mercado).

Si Beta de un valor < 0: El valor se moverá de forma inversa a la del movimiento del mercado de referencia (casos excepcionales).

Estrategia a seguir:

Imaginemos que estamos ante un mercado claramente alcista y tenemos un perfil agresivo como inversor… entonces para crear una cartera para ganar rentabilidad al mercado buscaríamos mayor riesgo en aquellos valores que tengan la Beta más elevada siempre y que sea superior a uno. Por el contrario, en un perfil de inversión mucho más conservador sin estar expuesto a tanto riesgo incorporaríamos valores en nuestra cartera con una beta inferior a 1 y entorno al 0,5 para no sufrir tanto en las correcciones dentro del mercado alcista. Si el mercado esta cayendo nuestra cartera debería rotar hacia aquellos valores que presentan una Beta negativa o alrededor de 0 para estar lo menos expuestos a los sucesivos descensos del índice de referencia.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *