Inicio / Sin categoría / Grandes mentiras que nos contaron sobre el petróleo

Grandes mentiras que nos contaron sobre el petróleo

Estamos viendo un auténtico Crash en el petróleo, la commodity suma y sigue nuevos mínimos, una fuerte oleada de ventas que recuerda a los fuertes descensos de 2008. Estos hechos contrastan significativamente, con ciertas voces que llevan varias décadas prácticamente anunciando el fin del mundo y que el crudo se está acabando por lo que los precios no pararán de subir… Pues bien, hoy el barril de WTI cotiza a 56 dólares y el máximo histórico fue registrado en 2008 en los 145,46 dólares por lo que el descenso desde su pico histórico es del 61%… Que se acaba!!

Enlace permanente de imagen incrustada

Si hay un comentario que ha calado muy hondo en la sociedad es que “el petróleo se acaba”, este comentario ha sido justificado siempre por diversas expectativas como son que la población y la demanda energética seguirá subiendo, que los mercados emergentes incrementarán su demanda lo que disparará los precios o bien que litro de combustible consumido ya no volverá más, las expectativas como siempre son machacadas por la dura realidad.

De lo más comentado desde los años 70 hasta hoy ha sido el pico del petróleo, un punto en el cuál ya no se puede producir más. En 1972 se pronosticó que el límite de producción del petróleo estaba en 55 mbpd (millones de barriles por día), tras la crisis de 1973 se comentó que la producción de la OPEP caería hasta los 15 mbpd en el año. En 2001 se decía que la situación de Irak era irreversible y que ya no produciría más de 3,3 mbpd. En 2005, el miedo estaba en el cuerpo de muchos analistas que vaticinaban que el récord  global nunca podrá superar los 75 mbpd. Y por último, en 2012 muchos más agoreros comentaban que veríamos escasez global y casi iríamos al racionamiento del mismo. Pues bien, la producción actual de petróleo ni son los 55 mbpd pronosticados en 1972, ni los 75 mbpd indicados en 2005 sinó que se están produciendo 91 mbpd. Por otro lado, la OPEP no está frenando el precio, para no perder cuota de mercado y está produciendo 30 mbpd, el doble que el pico de producción que se indicó en la década de los setenta.

Sobre las reservas mundiales del petróleo, también se ha generado un miedo atroz, el que “se acaba” ha sido la mentira más extendida de todos estos años.  Sin embargo, si en 1993 se cuantificaban en miles de millones de reservas de barriles 1.041,40, en 2013 esta cifra escaló un 61% hasta los 1.678,9 miles de millones en reservas probadas.

Si bien es cierto que la demanda de petróleo está creciendo, dicho crecimiento se está desacelerando. Por el lado de la oferta, la oferta mundial de petróleo nunca ha sido tan elevada como la actual y nunca tan diversificada, gracias al desarrollo en los últimos años de nuevas tecnologías, como el fracking que están cambiando el mundo día tras día y es toda una revolución en materia energética.

Noticias de idealista.com:

3 comentarios

  1. Una de las mentiras más difundidas y evidente hoy es que se conocen las reservas mundiales de crudo y que son de tal nivel con lo cual quedan tantos años de crudo.
    ¿Llegaremos algún día a poder determinar realmente las reservas mundiales de crudo y su regeneración?
    Limitar la producción y meter miedo sobre su escasez han sido las armas de la opep.
    El desarrollo de las renovables y el fracking son hoy día la amenaza a los productores de petróleo.
    ¿Se imaginan ustedes que todos pudiésemos poner una instalación de energía solar y eólica sin que nos pusieran unos impuestos que hagan inviable la inversión?

  2. Si bien es cierto que muchas predicciones han fallado (por otra parte normal, ya que es una información difícil de conocer), es solo una cuestión de tiempo que el petróleo ceda su puesto a otras energías. Que no lo vea nuestra generación no quiere decir que no lo sufrirán nuestros hijos o nietos. El problema principal es la falta de conciencia, de incluso muchos expertos, en la dependencia casi absoluta del petróleo. Las energías renovables actuales casi pueden ser consideradas una extensión del petróleo ya que se necesita mucha energía fósil para producir paneles, aerogeneradores… Además, nuestra sociedad tecnológica también tiene como pilar fundamental el petróleo, y no es tan fácil de sustituir como muchos creen. El rendimiento energético y la facilidad de transporte lo hacen a día de hoy insustituible. Y será cada vez más difícil de mantener el nivel de desarrollo en una población mundial creciente, a medida que el petróleo ya no dé para mantenernos. Creo que no es cuestión de llamar agoreros a los que lo predicen (con buena intención pero con falta de datos) o de negar el fin del petróleo, ya que es algo que obviamente va a pasar. El problema es que como no se sabe cuándo, muchos tratan de negarlo simplemente argumentando que hasta ahora no ha pasado, tal y como expone este artículo. Podemos mirar para otro lado y los que vengan detrás que apechuguen, o tratar de anticiparnos al problema, no solo apostando por las renovables (aunque éstas no lleguen a darnos el nivel de desarrollo actual) sino incluso (algo más difícil) apostando por cambiar el sistema económico actual, basado solo en un suicida crecimiento exponencial como base del desarrollo sin tener en cuenta el agotamiento de los recursos naturales, las desigualdades sociales y la destrucción imparable del medio ambiente.

  3. Algo estara pasando con el petroleo cuando en el total de los 91mbd consumidos no todo es petroleo crudo,sino que engloba todos los liquidos del petroleo (GN,pesados,extrapesados,fracking,arenas bituminosa,esquistos…).
    AS esta inyectando agua en Ghawar para poder extraer el crudo del mayor pozo del muundo explotado desde 1948.No existe la regeneración del petroleo, es un magufo el petroleo abiotico.

    La base del modelo consumista es la energía barata,dato que se soslaya en todos los modelos económicos.

    La politica del avestruz no evita los desastres,es preferible estar bien informado,para poder afrontar los problemas,con las decisiones adecuadas.

    la propia AIE reconoce el declive del petroleo y el peligro de las bajas inversiones en nuevos descubrimientos de reservas explotables por descapitalización de las empresas petroleras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *