Inicio / Sin categoría / Estrategia de inversión Carry Trade

Estrategia de inversión Carry Trade

El Carry Trade es una estrategia de inversión que persigue el beneficio aprovechando los tipos de interés de las diferentes divisas por lo que también podemos denominarlo como arbitraje financiero. De este modo, se persigue los tipos de interés más baratos de las principales divisas o lo que es lo mismo el precio más bajo para comprar dinero. Seguidamente, se venden las divisas y al mismo tiempo se compra otra divisa cuyo tipo de interés sea más elevado. Para finalizar adquirimos diferentes instrumentos financieros como por ejemplo títulos de deuda pública a un año ya que ofrecen una mayor rentabilidad.

¿Cuáles son las consecuencias en el mercado de divisas?

Al vender el cruce de una divisa frente a otra en el mercado de divisas, presionaríamos a la baja el tipo de cambio por lo que contribuiríamos, con la estrategia Carry Trade en masa, a que el valor del dinero prestado fuera cada vez menor. Si la debilidad de la moneda apalancada continua, una vez obtenida la rentabilidad, nos beneficiaremos de la fortaleza de nuestra moneda para volver a realizar el intercambio.

Por otro lado esta operativa especulativa genera el llamado “efecto expulsión”, que consiste en que este dinero no contribuye a la economía productiva ya que no fomentan la inversión ni el consumo al simplemente adquirir deuda pública.

Paso a paso elaborando el Carry Trade

En el escenario actual en el que los principales Bancos Centrales están manteniendo tipos de interés muy bajos, cercanos a cero, por lo que la estrategia Carry Trade pierde fuelle por el reducido margen entre los tipos. No obstante, de acuerdo con los tipos de interés actuales vamos a montar un Carry Trade mediante el euro y el dólar australiano. El tipo de interés del Banco Central Europeo (BCE) está en el 0,05% y el de la Reserva Bancaria de Australia está en el 2,5%.

Primero. Nos apalancamos en euros pagando en interés interbancario para ello tomaremos como referencia la cifra del euribor que actualmente se sitúa en el 0,342%.

Segundo. Una vez tenemos los euros los vendemos en el mercado de divisas, comprando simultáneamente dólares australianos.

Tercero. El bono australiano a un año da una rentabilidad al inversor del 2,594%, por lo que procederemos a la adquisición de este instrumento financiero.

Resultado operativa: 2,594% (rentabilidad bono australiano) – 0,342% (euros apalancados) = 2,252% brutos ya que deberemos descontar los gastos de la operativa.

Recordando las hipotecas en yenes…

En España en pleno auge de la burbuja inmobiliaria se popularizaron las hipotecas respaldadas por yenes. Este tipo de hipotecas se fomentaron gracias a que el euribor cotizaba muy elevado frente a los tipos de interés de Japón  del 0,25%-0,50%. Por lo que al final, la hipoteca se formalizaba a un interés del 2% mientras que el euribor estaba a más del doble.

Pero con el crack financiero de los Estados Unidos, la Reserva Federal decidió bajar los tipos de interés hasta el 0,25%, los especuladores decidieron cerrar el Carry Trade en yenes para iniciar la operativa en dólares estadounidenses. Las consecuencias fueron inmediatas… al no renovar los préstamos interbancarios en yenes tuvieron que adquirir yenes lo que fortaleció la moneda japonesas.

Cuando el yen empezó a fortalecerse, las hipotecas en yenes fueron todo un dolor de cabeza para muchos ya que que los pagos cada vez eran mayores porque cada vez era más caro adquirir yenes para atender a los compromisos formalizados en la hipoteca.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *