Inicio / Bancos Centrales / El BCE presiona a los bancos para que trasladen sus actividades de banca de inversión desde Londres

El BCE presiona a los bancos para que trasladen sus actividades de banca de inversión desde Londres

El BCE alberga una preocupación sobre que sean demasiadas las operaciones globales de banca de inversión las que permanezcan en el Reino Unido después de Brexit sin la suficiente supervisión por parte de los reguladores europeos o británicos. Los funcionarios estarían más seguros gracias a una estructura subsidiaria, ya que garantizaría un mayor cumplimiento de las normas locales, así como una mejor gobernanza empresarial.

Los supervisores del BCE han dicho que una sucursal del Reino Unido debería limitarse a servir a empresas y clientes minoristas en el país anfitrión, en lugar de exportar servicios de banca de inversión a todo el mundo. En definitiva, Los bancos que operan en el Reino Unido deben separar las operaciones de captación de depósitos de la banca de inversión más arriesgada antes de enero de 2019.

El impacto inicial en las plantillas de Londres debería ser modesto, pero hay implicaciones más graves a largo plazo de la fuga de capitales de la ciudad, como la obtención de un mayor control regulatorio de los bancos por parte del BCE.

Por ello, se están produciendo varios movimientos desde la banca europea. El último lo vemos desde el Banco Santander cura filial del Reino Unido transfirió 22.900 millones de libras de activos y 20.700 millones de libras de pasivos a su grupo matriz con sede en Madrid. Los activos transferidos al grupo matriz representan el 7% de los activos británicos de Banco Santander y el 6,7% de sus pasivos.

También desde el Deutsche Bank ha ampliado sus planes para trasladar cientos de miles de millones de activos de Londres a Francfort tras sufrir una presión cada vez mayor por parte de las autoridades reguladoras europeas sobre el tamaño y la complejidad de sus operaciones en el Reino Unido tras la vuelta a casa de Brexit.

Cualquier transferencia de los activos del banco alemán -equivalente a casi la mitad del total que poseen los prestamistas europeos en el Reino Unido- sería un gran golpe para la City de Londres, que ha visto cómo los bancos extranjeros trasladaban sus operaciones a la Europa continental en medio de la incertidumbre de que el Reino Unido abandonara la UE.

El BCE ha insistido en que Deutsche aumente su capital y liquidez en Alemania para cumplir con las normas para las sucursales en un “tercer país”, en el que se convertirá el Reino Unido cuando abandone la UE en marzo. Las exigencias del supervisor se están volviendo tan onerosas que es cada vez más probable que Deutsche transforme su filial británica en una subsidiaria protegida después de Brexit, dicen personas familiarizadas con el pensamiento de los ejecutivos del banco.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *