Inicio / Sin categoría / ¿Cómo debemos leer la cuenta de resultados de un banco?

¿Cómo debemos leer la cuenta de resultados de un banco?

La banca comercial dedica fundamentalmente su actividad a captar dinero y a venderlo, es por ello que la cuenta de resultado tendrá ciertas particularidades que no están incluidas en los resultados de los demás sectores. Para tratar de comprender mejor como se estructura la cuenta de resultados, nos ayudaremos de los resultados del segundo trimestre de 2014 del Santander.

Como podemos ver en primer lugar figuran los márgenes de intereses, también conocido como margen de intermediación. Éstos agrupan el diferencial entre los intereses cobrados y los intereses pagados. El margen de intereses será clave para conocer si la actividad del banco se está ralentizando o bien está creciendo.

La segunda gran fuente de ingresos de un banco son las comisiones. Cuando la actividad bancaria funciona bien veremos como avanza más el margen de intereses  que las comisiones. Sin embargo en épocas complejas para el sector y que por lo tanto se disparan las tasas de morosidad, normalmente veremos como en términos porcentuales avanza más el apartado de comisiones que el propio margen de intereses.

Los resultados netos de operaciones financieras (ROF) suele ser una partida de ingresos algo más compleja y volátil ya agrupa tanto actividad con carteras, operaciones de cobertura, o la venta de participaciones industriales. No es habitual encontrar en el informe de las cuentas muchas aclaraciones sobre los entresijos del ROF.

Si sumamos los ingresos procedentes del margen de intereses, de las comisiones, del ROF y demás ingresos como rendimientos de instrumentos de capital obtendremos como resultado el Margen Bruto, que agrupara todas las partidas de ingresos de la entidad bancaria.

Seguidamente valoraremos el Margen Neto que se compone de la diferencia entre los ingresos especificados en el Margen Bruto y los costes derivados de la actividad bancaria como son costes de explotación, gastos generales de administración (personal y otros gastos vinculados a la administración) y la amortización durante ese periodo de los activos tanto materiales como inmateriales. El Margen Neto resume la actividad bancaria por lo que sería comparable al EBIT de cualquier otra empresa.

Antes de valorar el resultado de la entidad antes de impuestos, la entidad debe valorar contablemente las dotaciones de insolvencias o provisiones. Esta es una de las partidas más abultadas que puede presentar una entidad porque están vinculadas a los créditos incobrables. Si una entidad tiene perspectivas negativas sobre la evolución de su negocio aumentará provisiones, respecto al año anterior. Si por el contrario las perspectivas son favorables observaremos como la partida de provisiones se reduce año tras año. Una vez anotado las provisiones oportunas restadas al Margen Neto obtendremos el Resultado antes de impuestos.

Para finalmente valorar el resultado del ejercicio o beneficio neto aplicaremos al resultado antes de impuestos el impuesto sobre sociedades. Si estamos examinando el negocio de un gran banco que su actividad está extendida por diferentes zonas geográficas del mundo, debemos tener en cuenta que cada ubicación tendrá un beneficio neto atribuido al grupo.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *