Inicio / Acciones / Automoción y farmacéutico, los sectores más dependientes de I+D

Automoción y farmacéutico, los sectores más dependientes de I+D

Image result for R&DLa investigación y el desarrollo (I+D) se refiere a la parte de las operaciones de una empresa que busca el conocimiento para desarrollar, diseñar y mejorar sus productos, servicios, tecnologías o procesos. Junto con la creación de productos nuevos e innovadores y la adición de características a los antiguos, la I+D conecta varias partes de la estrategia y el plan de negocios de una empresa, como el marketing y la reducción de costes.

Algunas de las ventajas de la investigación y el desarrollo son claras, como la posibilidad de aumentar la productividad o nuevas líneas de productos. Facilita la adquisición de nuevos métodos de proceso de fabricación con el fin de reducir los gastos. Se pueden obtener economías de escala y nuevos mercados.

La investigación se refiere a cualquier ciencia o pensamiento nuevo que resulte en un nuevo producto o nuevas características para un producto existente. La investigación puede dividirse en investigación básica o investigación aplicada. La investigación básica pretende ahondar en los principios científicos desde un punto de vista académico, mientras que la investigación aplicada pretende utilizar esa investigación básica en un entorno real. En relación a la parte de desarrollo, se refiere a la aplicación real de la nueva ciencia o pensamiento para que un producto o servicio nuevo o cada vez mejor pueda comenzar a tomar forma.

Las empresas obtienen una ventaja competitiva al actuar de alguna manera que sus rivales no pueden reproducir fácilmente. Si los esfuerzos de I+D conducen a una mejora del tipo de proceso empresarial -reduciendo los costes marginales o aumentando la productividad marginal- es más fácil superar a los competidores.

Como se detalla en el libro “El inversor inteligente” de Benjamin Graham, por buenos que sean sus productos o por potentes que sean sus marcas, la empresa debe dedicar dinero a promover nuevas actividades. Aunque el gasto en investigación y desarrollo no es una fuente de crecimiento en el momento actual, sí que puede ser la fuente de crecimiento del futuro, en especial si la empresa tiene un historial contrastado de rejuvenecimiento de sus líneas de actividad con nuevas ideas y bienes de equipo. El presupuesto
medio de investigación y desarrollo varía de un sector a otro y de una empresa a otra. A largo plazo, una empresa que no gaste nada en I+D será, por lo menos, tan vulnerable como otra que gaste demasiado.

Actualmente los sectores que más están invirtiendo en I+D son el sector de automoción que es es el primer inversor en I+D en la Unión Europea (50.000 millones de euros por año), seguido del farmacéutico y biotecnología (36.663 millones por año).

En el marco actual de adjudicación de nuevas inversiones a futuro, y con el momento de disrupción tecnológica al que se enfrenta el sector de automoción, debe apoyarse el cambio hacia nuevos modelos productivos, estimulando las inversiones productivas. Sobre todo en el ámbito de los procesos industriales y capacitación tecnológica para la adaptación de las fábricas para los vehículos del futuro.

Por su parte, el I+D de la industria farmacéutica  se centra en la comprensión a nivel molecular de enfermedades complejas e incluye el desarrollo de herramientas de diagnóstico autónomas o complementarias. Esta actividad muestra una baja productividad global, inhibida por el aumento de los costes de los procesos de desarrollo de medicamentos, debido principalmente a la naturaleza arriesgada del proceso de descubrimiento de medicamentos y a la complejidad de la regulación de la aprobación.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *