Inicio / BoJ / Abenomics no consigue sus objetivos… ¿Nuevos estímulos a la vista?

Abenomics no consigue sus objetivos… ¿Nuevos estímulos a la vista?

La inflación subyacente de Japón, es decir, aquella infracción que no tienen cuenta elementos de volatilidad elevados como pueden ser los alimentos, marcó en marzo un -0,3%, unos niveles no vistos desde principios de 2013, justo después de que diera comienzo el programa económico conocido como Abenomics, que perseguían a largo plazo tener una inflación superior a 2%.  Los estímulos económicos que ha llevado a cabo el Banco de Japón  y el incremento del IVA  del gobierno de Abe, en consiguieron en el año 2014 ver cómo la inflación subyacente avanzaba hasta el 3,4%. dado este escenario, la previsión de alcanzar el objetivo del 2% en la inflación, será trasladada para el año 2017.

ChJKHucWUAATwXi

Por otro lado, siguen tanto la expansión monetaria dedicados desde la compra de deuda pública hasta un programa de archivos con mayor riesgo como puedan ser las acciones.  Asimismo los tipos de interés de depósito se encuentran en el -0,1%, para intentar que la industria bancaria acelere la concesión de préstamos. Toda esta manipulación monetaria ha permitido que los bonos japoneses hasta 12 años estén cotizando con rentabilidades negativas. Y los bonos  de mayor plazo, a 20 a 30 y a 40 años, no ofrecen más de un 0,4%.

curva de rendimiento al 27 de abril, en comparación con el lugar donde estaba el día anterior Banco de Japón dio a conocer tasa negativa.

El único dato positivo, es que la deuda pública japonesa, la mayor del mundo desarrollado, por primera vez en los últimos siete años ha mostrado un retroceso interanual. La deuda pública japonesa estaba valorada a finales del mes de marzo en unos 1,049 trillones de yenes, un 0,4% menos con respecto a los datos de marzo del año 2015. esta disminución viene dada por la reducción en base interanual del número de letras del tesoro a corto plazo que estaban valoradas  entre 33.139.500 de yenes. A pesar de este dato positivo, hay que recordar, que Japón soporta una duda pública de 240% y que la partida de los intereses en los presupuestos de Japón suponen el 23%.

Uno de los objetivos de Abenomics era aumentar los superávit de cuenta corriente vía aumento de las exportaciones y la reducción de las importaciones. A pesar de estas intenciones, la balanza de cuenta corriente ha pasado de un superávit del 1,1% sobre el PIB en el año 2012, a otro del 0,5% sobre el PIB al cierre del año 2014. En la era de Abenomics, Japón ha entrado dos veces en recesión técnica, mientras que el entorno global ha seguido con su senda de crecimiento.

Asimismo, en los últimos meses hemos estado viendo como el yen se estaba apreciando frente al dólar. En el mes de febrero, cuando el Banco de Japón anunció  los tipos de interés negativo, el dólar cotizaba a 121 yenes, no obstante la actualidad el dólar está cotizando a 110 yenes, y a principios del mes de mayo llegó a cotizar a cerca de 106 yenes. Debido a esta situación el ministro de finanzas de Japón, Taro Aso, ha avisado que “están preparados para llevar a cabo la intervención” en el supuesto de que los movimientos de yen, terminará finalmente afectando a la economía y al comercio de Japón.

 

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *