Inicio / Divisas / ¿Puede el Bitcoin sustituir al oro como activo refugio?

¿Puede el Bitcoin sustituir al oro como activo refugio?

En marzo de este año se celebró el octavo año consecutivo en el que se ha  continuado desarrollando el mercado alcista desde la crisis financiera del año 2008.  Debido a la extensión de este mercado alcista, muchos inversores están buscando valores refugios para protegerse en un supuesto en el que el mercado se diera la vuelta.

Tradicionalmente los inversores buscan protegerse contra los grandes movimientos volátiles del mercado de las acciones con el oro. En el pasado este método ha sido eficaz,  pero hoy en día existe una nueva alternativa que estás desafiando al activo refugio por excelencia… el Bitcoin,  pues ofrece todas las propiedades de una moneda pero con algunas características singulares que lo convierte en un potencial activo refugio viable. Es más, en marzo de este año, la cotización del Bitcoin superó al oro y cuatro meses más tarde, el Bitcoin triplica la cotización del oro: El Bitcoin cotiza a 3.744 dólares y la onza de oro a 1.288 dólares.

Existen varios factores por los que el oro es considerado tradicionalmente como un activo seguro: Es valioso como material para bienes de consumo ya sean joyas y o componentes electrónicos, es escaso -independientemente de la demanda-, la oferta sigue siendo baja y  no se puede fabricar del mismo modo que una empresa emite nuevas acciones o un Banco Central  imprime dinero.

El oro por lo general se ha desempeñado bien durante las correcciones porque incluso si no se incrementa su cotización, es un activo que permanece estático mientras el resto de activos  experimentan en caídas, lo que lo hace muy útil para cubrir una cartera de inversión. Por otra parte, a medida que un pánico bursátil el público del mercado busca refugio en el oro, por lo que su cotización sube consecuentemente.

A todo ésto , el Bitcoin ha irrumpido en la escena en los últimos años compartiendo algunas propiedades con el oro. De hecho muchos nombran al Bitcoin como “El oro digital”,  debido a las desvinculación que existe con el mercado de renta variable.

Y es que al igual que el oro, existe una cantidad limitada de Bitcoin,  que debe ser extraído – aunque sin utilizar maquinaria de perforación- y  con un límite estimado de 21 millones de Bitcoins- y también,  es muy difícil falsificarlo y gracias a un sistema de cifrado y algoritmos complicados. No obstante,  es cierto que han habido problemas en la infraestructura de seguridad como el ocurrido en Gox.

El oro puede seguir siendo extraído, pero finalmente no habrá más Bitcoin. El algoritmo que gestiona la cadena de bloques recompensa a los mineros por verificar y procesar las transacciones, pero en tan sólo 10 años, el suministro se agotará. Este mayor nivel de escasez significa que Bitcoin podría tener un precio mucho más alto que el oro y es el catalizador más importante para la actual burbuja especulativa que en el presente ejercicio suma una subida del 291%.

Mientras que el oro es físicamente útil para la joyería y la industria, las aplicaciones de Bitcoin aún no están claras. Hasta ahora, es un instrumento digital de especulación y transferibilidad de valor, pero tiene utilidad limitada como moneda. Ser una moneda basada exclusivamente en la fe es positivo en los precios cuando hay apoyo popular, pero también puede ser cierto lo contrario.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *