Inicio / Materias Primas / ¿Superará Estados Unidos a Rusia como principal productor de crudo?

¿Superará Estados Unidos a Rusia como principal productor de crudo?

La industria petrolífera estadounidense está bombeando a niveles récord, poniendo al país en vías de superar a Rusia como el primer productor mundial de petróleo tan pronto como este año por una cuenta reciente de la Agencia Internacional de Energía.

El auge de la producción estadounidense y las restricciones a la producción de petróleo en el extranjero han permitido que la producción petrolera del país se sitúe en el primer lugar. El cambio marca un punto de inflexión con respecto a los precios en alza, la oferta limitada y los temores al “pico de petróleo” que marcaron la década de 1970, cuando las perturbaciones provocadas por el embargo petrolero árabe en 1973 y la revolución iraní en 1979 provocaron que los precios se dispararan, o desde tiempos más recientes, cuando la producción estadounidense quedó muy por detrás de la de los principales productores como Rusia y Arabia Saudí.

La oleada se remonta a los desarrollos de finales de la década de 2000, cuando los avances en fracturación hidráulica, o fracturación, y las técnicas de perforación horizontal en los EE. UU. abrieron enormes reservas de petróleo – y gas natural – depositadas en formaciones rocosas de pizarra. De repente, los productores de energía de Estados Unidos pudieron acceder a enormes cantidades de petróleo a las que no habían podido acceder antes, ya sea por falta de tecnología o porque el precio era prohibitivo.

Los precios del petróleo se desplomaron junto con los mercados mundiales en 2008, pero a medida que se recuperaron en los años siguientes,  Estados Unidos fue mejorando. Lideró dos esfuerzos que eliminaron a un par de competidores: sanciones contra Irán en 2012 en respuesta al programa nuclear de ese país, que obstaculizó su producción y exportación de petróleo; y sanciones contra los ejecutivos petroleros, bancos y empresas energéticas rusos en 2014 en respuesta a la invasión de Ucrania por parte del Kremlin, restringiendo la capacidad de los rusos de obtener capital y equipo para exploración y producción.

Juntas, las acciones limitaron la entrada de petróleo en el mercado. Para ese momento, sin embargo, los precios comenzaron a tambalearse y en 2014 comenzó una fuerte caída que no tocó fondo hasta febrero de 2016. Los precios de referencia cayeron de más de 110 dólares por barril en 2014 a menos de 40 dólares por barril menos de dos años después. Uno de los principales culpables fue una economía fría en Asia, particularmente China, que provocó la caída de la demanda de petróleo. Mientras tanto, un dólar fuerte – la divisa americana – ha encarecido el petróleo. Y las empresas estadounidenses seguían bombeando enormes cantidades de petróleo, al igual que los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

La caída en los precios obligó a cientos de productores estadounidenses de esquisto bituminoso a desconectar sus plataformas petrolíferas -el petróleo de esquisto es más caro de producir que la perforación petrolera tradicional. Eventualmente, esos niveles más bajos de producción permitieron que los precios volvieran a subir lentamente, de menos de $40 en 2016 a más de $60 este año. La OPEP también llegó a un acuerdo en 2016 para establecer límites de producción, ayudando a estabilizar aún más los precios, incluso cuando se levantaron las sanciones contra Irán, permitiendo que ese país comience a poner más petróleo de nuevo en los mercados.

Las naciones de la OPEP acordaron en diciembre renovar las restricciones de producción, aún cuando la producción estadounidense continúa aumentando. La predicción de la Administración de Información Energética la semana pasada de que Estados Unidos se convertiría en el principal productor mundial de petróleo, reavivó las preocupaciones de un exceso global, haciendo que los precios bajaran.

La Agencia Internacional de Energía, en particular, encontró que la producción estadounidense por sí sola el año pasado representó el 60 por ciento de los recortes de producción de la OPEP. La proyección emitida la semana pasada por la Asociación Internacional de Energía sobre el futuro de la producción estadounidense -que incluía niveles récord para abril- hace oficial lo que una serie de analistas del mercado y expertos de la industria habían predicho cada vez más en los últimos años.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *