Inicio / Bolsa / ¿Qué empresas resisten mejor durante una recesión?

¿Qué empresas resisten mejor durante una recesión?

Con las conversaciones sobre el aumento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, las diversas fuerzas geopolíticas que ejercen presión a la baja sobre la economía, un sector tecnológico sometido y más, no es sorprendente que muchos analistas de mercado se estén preparando para la posibilidad de una recesión que se aproxime al año 2019.

En el supuesto que nos veamos ante una recesión, es probable que muchos inversores entren en pánico. Muchos, pero no todos. Aquellos que están adecuadamente preparados tienen más posibilidades de resistir el empuje a la baja de una economía en recesión, pero también de superar el período de recesión y obtener beneficios a largo plazo.

Durante una recesión, los inversores deben actuar con cautela, pero deben mantenerse vigilantes al monitorear el panorama del mercado en busca de oportunidades para adquirir activos de alta calidad a precios con descuento. Estos son ambientes difíciles, pero también coinciden con las mejores oportunidades.

En un entorno de recesión, los activos con peor desempeño son altamente apalancados, cíclicos y especulativos. En estas condiciones, se rechaza el riesgo y aumentan las posibilidades de quiebra.

Las empresas altamente apalancadas tienen enormes cargas de deuda en su balance. Los pagos de intereses se mantienen constantes, mientras que la recesión trae una disminución en los ingresos, lo que aumenta el riesgo de quiebra. Las acciones cíclicas están vinculadas al empleo y la confianza del consumidor, que se ven golpeadas en una recesión. Las acciones especulativas son ricamente valoradas en base al optimismo entre la base de accionistas. Este optimismo se prueba durante las recesiones, y estos activos suelen ser los de peor desempeño en una recesión.

Por otro lado, las acciones anticíclicas se desempeñan bien durante las recesiones. Este grupo está compuesto por compañías con dividendos y balances masivos o modelos de negocios estables que están a prueba de recesión. Algunos ejemplos de este tipo de empresas incluyen utilities, productos básicos para el consumidor y acciones defensivas. En previsión del debilitamiento de las condiciones económicas, los inversores tienden a aumentar la exposición a estos grupos en sus carteras.

Una vez que la economía se está moviendo de la recesión a la recuperación, los inversores deben ajustar sus estrategias. Este entorno está marcado por las bajas tasas de interés y el crecimiento creciente. Los de mejor desempeño son aquellas compañías altamente apalancadas, cíclicas y especulativas que sobrevivieron a la recesión. Como las condiciones económicas se normalizan, son los primeros en recuperarse. Las acciones anticíclicas no suelen funcionar bien en este entorno; en cambio, se encuentran con la presión de la venta a medida que los inversores se mueven hacia activos más orientados al crecimiento.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *