¿Por qué el value investing no percibe la volatilidad como un riesgo? | Bolsa
Inicio / Bolsa / ¿Por qué el value investing no percibe la volatilidad como un riesgo?

¿Por qué el value investing no percibe la volatilidad como un riesgo?

Las fluctuaciones del mercado son inevitables. En lugar de considerar la caída de los precios de las acciones como algo negativo, dentro de la filosofía de inversión value investing, los inversores deberían considerarla como una oportunidad para adquirir la propiedad de empresas fundamentalmente fuertes a precios bajos.

A menudo las mejores oportunidades para los inversores se ven oscurecidas por la crisis con la que suelen venir. Un atributo común que se encuentra entre los inversionistas más exitosos es que ponen la mayor parte de su dinero a trabajar en mercados bajistas. Cuando el mercado se derrumbó en 2008, Warren Buffett fue uno de los pocos inversores que realmente tuvo el valor de ir en contra de la manada y comprar cuando todos los demás estaban vendiendo. Ese coraje lo llevó a ganar más de 10.000 millones de dólares con la crisis financiera.

A diferencia del valor de mercado de una empresa cotizada, el valor intrínseco real de una empresa no fluctúa dramáticamente en el día a día. Esto significa que el precio al que una acción de una empresa cotiza en el mercado puede no reflejar con exactitud el valor real subyacente.

En muchas ocasiones las fluctuaciones en el precio de una acción son influenciadas por factores externos que tienen muy poco que ver con los fundamentos reales de esa compañía. Estos factores incluyen un cambio en las expectativas de la economía, un brote de una enfermedad, un cambio en la política monetaria o fiscal, e incluso la implementación de nuevas leyes y políticas por parte del gobierno. 

Las caídas del mercado son a menudo malentendidas por un cambio en los fundamentos de las empresas; sin embargo, como se mencionó anteriormente, las caídas son frecuentemente causadas por factores externos. El precio de mercado de una acción sólo refleja la tasa a la que los compradores y vendedores están dispuestos a intercambiar esa acción, en ese momento en particular. Por lo tanto, una caída en el precio de las acciones no equivale a perder dinero. 

Este es un rasgo común que se encuentra entre algunos de los inversores más consumados. En lugar de retrasar la creación de riqueza mediante la venta durante las caídas del mercado, los inversores exitosos capitalizan los precios de ganga ofrecidos por el mercado. Asimismo, durante picos irracionales en los precios de las acciones, estos inversores se retiran para tener dinero para adquirir posiciones adicionales en acciones infravaloradas.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *