Inicio / Bolsa / Bonos / La Europa de vencedores y vencidos

La Europa de vencedores y vencidos

El proyecto de unificación de Europa centrada en la moneda común, cada día que transcurre parece más una burocracia gigantesca incapaz de identificar y resolver los problemas económicos de la eurozona que un mecanismo eficiente de gestión de un proyecto sólido. De hecho de los dieciséis años de existencia del euro, siete los hemos pasado en crisis. El BCE acaba de publicar algunos datos en términos de riqueza sobre los grandes ganadores y grandes perdedores de la crisis de la deuda, lo que nos da un enfoque de cómo y a quién han afectado las políticas monetarias del BCE entre los años 2009 y 2013.

Durante el período analizado, los vencedores de esta gran crisis han sido los Países Bajos, Bélgica y Alemania, la riqueza creció durante el mismo período en 33.000 euros, 24.000 euros, y 19.000 euros por habitante, respectivamente. Estos resultados son debidos a que estos países han actuado como refugio por su mayor estabilidad financiera ante la crisis de deuda soberana, lo que ha supuesto un polo de atracción para las inversiones financieras provenientes de los países perdedores de esta crisis. De hecho, un dato a tener en cuenta es que Alemania emitió por primera vez en enero de 2012, Letras a 6 meses pagando una rentabilidad negativa media del -0,0122%, un hecho histórico dentro de la moneda común.

Ganadores y perdedores del BCE

Asimismo entre los vencidos de está crisis nos encontramos en primer lugar a Irlanda que perdió más de 18.000 euros por habitante, mientras España perdía 13.000 euros. Ambos países se enfrentaron a burbujas inmobiliarias y su pinchazo provocó que el valor de la vivienda se corrigiera intensamente, afectando a la riqueza personal y también debido como resultado de volver a la realidad del elevado apalancamiento que soportaban ambas economías. También nos encontramos entre los países perdedores a Grecia ya que cada griego ha perdido unos 17.000 euros en términos de riqueza porque el punto de partida se daba en unos niveles de riqueza ficticia por los sucesivos déficits públicos aculumulados en los últimos años.

La crisis dura que hemos vivido ha sido como resultado de las políticas de BCE tras la bajada de tipos de interés en los primeros años del milenio, lo que favoreció la demanda de capital en ciertas economías como la española, la italiana, la irlandesa, la griega y la portuguesa, para promover una política de crecimiento basado en el apalancamiento financiero. Paradójicamente ¿Cuáles han sido las medidas de la autoridad monetaria para enfrentar la crisis de deuda? Tipos de interés a mínimos históricos y un programa de compra de activos para tratar de modificar los rendimientos a largo plazo de las curvas de rendimientos de los bonos para apuntalar una burbuja en los mercados de bonos y que los estados puedan emitir deuda a intereses más bajos o incluso negativos como recientemente lo ha hecho el Tesoro español con su emisión de Letras a 9 meses. Desde luego, los cimientos de la moneda común son más que dudosos y los problemas actuales del excesivo gasto público no han sido atajados de raíz durante estos años… Ya veremos que sucederá si un día alcanzamos el temido umbral de saturación de deuda.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *