Inicio / Bancos Centrales / Japón consigue por primera vez colocar bonos a diez años a intereses negativos

Japón consigue por primera vez colocar bonos a diez años a intereses negativos

Aunque en la historia económica sí hemos presenciado momentos en los que los intereses reales de los bonos han sido negativos, está es la primera vez en el que podemos ver como las TIR’s de los bonos están cotizando en términos negativos y que a los estados les pagan para financiarse sus presupuestos. Japón acaba de conseguir un hito histórico y es emitir deuda a diez años a intereses negativos o dicho de otro modo, los inversores pagan por prestar su dinero a los estados. Y por si surge algún tipo de duda, sí, nos hemos vuelto locos…

En concreto el tesoro japonés ha colocado, por primera vez en su historia, una emisión de 2,2 billones de yenes con un tipo interés medio del -0,024, con un volumen de demanda que triplicaba la oferta de la emisión. Representa una rebaja de 0,078% a la anterior subasta el 2 de febrero. La demanda en las subastas de bonos a 10 años había estado disminuyendo este año por la caída de las rentabilidades, incluso con el BoJ que tiene está interviniendo el mercado de bonos, comprando 12 billones de yenes al mes en en base a su programa de compras.

Adquirir bonos con TIR’s negativas es una prueba clara de que los inversores prefieren este tipo de activos con una “pérdida asegurada” ya que actúan como refugio, en vez de exponerse a los activos de riesgo de la renta variable y en especial en un panorama tan volátil como el que estamos presenciando últimamente.

Como mencionamos en el artículo “Japón, el ejemplo que ningún país debería seguir”, cabe recordar que la rentabilidad de los bonos a diez años japoneses entró en terreno negativo este mes de febrero gracias a que el Banco de Japón recientemente ha adoptado una política de tipo de interés negativo hasta -0,1% a las reservas bancarias, una medida que ya introdujo el BCE para proporcionar un nuevo impulso a los préstamos y la inversión. El propósito de mover las tasas de interés a niveles negativos era obligar a los consumidores a gastar dinero, lo que haría a continuación, avivar la inflación. Esto en sí mismo demuestra el objetivo real… devaluar la deuda con ayuda de la inflación.

El mercado de bonos japoneses ha estado en el punto de mira de muchos analistas y en especial, con las dudas que despierta la deuda pública de Japón que supone el 245% sobre el PIB y el FMI cree que en el año 2030 podríamos ver como la relación deuda pública sobre PIB se incrementa hasta el 290%. Japón ya perdió su calificación triple A de Moody’s ya en 1998, que actualmente se sitúa en A1.

A través de los mercados de renta fija mundiales, ahora hay 8,7 billones de dólares en bonos que se ofrecen con una rentabilidad negativa, o dicho de otro modo, el 21,1% del total en circulación. Y en muchos mercados de deuda pública, aun teniendo rentabilidades positivas, se encuentran en niveles históricamente bajos. los bonos a diez años en Alemania, los Estados Unidos o bien del Reino Unido están cotizando cerca de mínimos históricos. Los mercados están manifiestan dudas sobre la capacidad de los bancos centrales para obtener los resultados económicos deseados. Pero los banqueros centrales no parece que vayan a tirar la toalla, y políticas de tipos de interés negativos han tenido lugar primordial en su arsenal monetario.

 

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *