Inicio / Bolsa / El Dato de Empleo de EEUU: El gran agitador de las bolsas

El Dato de Empleo de EEUU: El gran agitador de las bolsas

Si hay un dato económico importante que contribuye al aumento de la volatilidad de las bolsas y por lo tanto, hay que tener muy presente es sin lugar a dudas el dato de empleo estadounidense incluido en el Informe de Empleo.

El informe de empleo abarca los datos representativos del mercado laboral. El dato principal y el que más influencia tiene sobre el mercado es el Non Farm Payroll  (NFP) o lo que es lo mismo, las nóminas no agrícolas, que notifica el número de empleados estadounidenses, excluyendo el sector agrícola y las variaciones producidas. Seguidamente muestra otros datos complementarios al informe como puedan ser los parados de larga duración, empleo a tiempo parcial y la tasa de ocupación laboral. Por último lugar, los datos de empleo son desglosados por los sectores económicos de la primera potencia mundial.

Debido a las festividades de hoy 4 de julio por el día de la Independencia el dato de empleo fue publicado ayer, pero lo normal es que la publicación del informe de empleo de Estados Unidos se efectué en el primer viernes del mes a las  8.30 horas (hora estadounidense)//14.30 horas (hora española).

¿Dónde se publica? 

El Informe de Empleo estadounidense lo podéis encontrar en la Oficina de Estadísticas de Empleo de Estados Unidos. Pero hoy en día, en el que la información es instantánea, los medios de comunicación ya se preocupan en ser los primeros en publicar los datos  y es habitual encontrar esta información en las páginas webs que contienen temática bursátil.

Interpretación del dato de Empleo de Estados Unidos:

En un escenario normal (cuando la economía no es el tema del día a día), un buen dato de empleo, mejorando las previsiones del consenso de analistas, repercute directamente sobre las compras, que consecuentemente mueve al alza las bolsas, debido a que el mercado está descontando que al haber mayor ocupación, el consumo se verá beneficiado, al igual que los beneficios de las empresas. En cambio un mal dato, contrariando las expectativas del consenso, favorecería las ventas  lo que se traduciría en presiones bajistas para las bolsas.

No obstante, hay que recordar que en los últimos tiempos hemos estado ante un escenario muy pero que muy extraordinario, de gran intervencionismo por las autoridades monetarias en el que los “chutes” de liquidez de la Fed son el motor alcista de Wall Street. Por lo tanto, ahora tenemos una “doble moral” u otra lectura a la tradicional… de modo que, un mal dato de empleo podría retrasar el fin de ese dinero artificial lo que repercutiría positivamente en las bolsas, que lo celebrarían con subidas. En cambio, ante un buen dato de empleo, que refleje fortaleza del mercado laboral, los inversores podrían vaticinar que la liquidez se estaría terminando y que la subida de tipos de interés estaría muy cerca, lo podría ser interpretado de manera negativa repercutiendo en ventas y caídas en las bolsas.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *