Inicio / Inversión / El CAPEX, la variable clave par analizar la expansión de una empresa

El CAPEX, la variable clave par analizar la expansión de una empresa

Resultado de imagen de cAPEXLas inversiones en capital o CAPEX (CAPital Expenditures) son el elemento imprescindible para que una empresa expanda su modelo de negocio. Por lo tanto, el CAPEX incluyen aquellas inversiones de activos a largo plazo como puedan ser instalaciones por equipos de fabricación. Mediante el tratamiento contable la cuenta de resultados, el CAPEX se recuperará a lo largo de los años posteriores mediante la amortización del activo.

Para entenderlo, si se adquiere una maquinaria que cuesta 10 millones de euros, cuya vida útil de 10 años , entonces el coste anual que aparece en la cuenta de resultados es de 1 .000.000 de euros  y esto se conoce como el gasto de amortización. El gasto de capital no sólo cubre los elementos físicos tales como propiedades, plantas, instalaciones, vehículos, etc., sino también se incluye las licencias de software para la gestión de la planta, control de inventario, la previsión, la planificación, los sitios web de la marca, etc.

La cantidad de CAPEX de una empresa es probable que dependa de el tipo de sector en la que se centre su actividad. Algunas de las industrias más intensivas en capital tienen los niveles más altos de gastos de capital, incluyendo la exploración y producción de petróleo , telecomunicaciones, manufactura y servicios públicos.

Debido a la intensidad de capital que son necesarias para llevar a cabo su actividad, el inversor debe analizar cuidadosamente estos sectores ya que pueden presentar problemas de sobrecapacidad, con activos ociosos con baja rentabilidad marginal.

Una ratio muy interesante puede ser la relación entre el Flujo Libre de Caja (FLC) y el CAPEX, expresado en FLC/CAPEX. Esta ratio tiende a fluctuar cuando las empresas cuando evolucionan partiendo desde una small cap. Si una empresa tiene la capacidad financiera para invertir en sí mismo a través de los gastos de capital, es más fácil para que la empresa crezca. Es importante tener en cuenta que esta es una relación específica de cada industria, y sólo debe ser comparado con una relación derivada de otra empresa que tiene los requisitos de gastos de capital similares.

Si una empresa tiene 10.000 en FLC y gasta 5.000 euros en CAPEX, esto significa que la mitad de cada euro disponible de las actividades operativas va hacia la inversión de capital. Si la empresa gasta 1.000 euros en CAPEX, reduce la proporción de 10 a 1, lo que significa que sólo el 10% de cada euro hecho de operaciones va hacia la inversión de capital. Si los flujos de efectivo de las operaciones son negativos, los gastos de capital están siendo financiados por fuentes externas.

La financiación externa implica la utilización de garantías o bien mediante deuda, es decir, las empresas emiten bonos, suman préstamos o utilizar otros instrumentos de deuda para aumentar su inversión de capital. Esto puede llevar a una empresa de un sector intensivo en capital a un elevado apalancamiento por el ascenso de su deuda neta que tiende a ser una muy mala combinación cuando la empresa muestra signos evidentes de sobrecapacidad.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *