Inicio / Bolsa / BCE / El BCE se despide del programa de compras

El BCE se despide del programa de compras

A pesar de los indicios de la evidente desaceleración que sufre la economía de la eurozona, esto no le ha impedido al BCE dar por finiquitado su plan de compra de bonos por un valor de 30000 millones al mes en diciembre.  Esta medida, que se anunció por primera vez en junio, es un gran paso a la normalización de las políticas implementadas durante los últimos años cuyo objetivo final ha sido estabilizar la Eurozona tras la crisis de deuda.

A pesar de que el programa se compras acaba,  los tipos de interés establecidos sigue en el trabajo punto por un lado, el tipo de interés principal para la refinanciación se mantuvo sin cambios en el 0%, y la tasa del PCE sobre depósitos bancarios a la vista se queda en el -0,4%

Con la inflación se encuentra más cerca de su objetivo, pero el crecimiento se ha estado debilitando fuertemente durante los últimos meses por lo que el BCE  ha estado haciendo equilibrios, reduciendo el importe del QE antes de su finalización. 

Recordemos que el  la autoridad monetaria inició su programa de compra de activos en el año 2015, después de que el Reino Unido y Estados Unidos ya emprendieron medidas similares para apuntalar sus respectivas economías.  Hasta la fecha, este programa de activos ha supuesto un bombeo de más de 2 billones de euros a la economía mientras que los tipos de interés se ha mantenido al tipo del 0%. En total, los activos del BCE han alcanzado la cifra de 4,66 billones de euros.

El objetivo de emprender esta política monetaria no convencional era contrarrestar el potencial escenario de deflación y evitar una crisis económica más profunda que la vivida.  Desde entonces, el dinero utilizado ha sido destinado por las instituciones financieras para impulsar el crédito y, por lo tanto, la demanda de toda la economía.

Que el Banco Central Europeo finalice sus compras, no significa que la manipulación en el mercado de bonos finalicé ya que reinvertir el dinero del QE existente una vez los bonos alcancen su vencimiento, incluso este escenario puede darse durante mucho tiempo después de la primera subida de tipos de interés.

Como resultado, varias empresas europeas ya han estado viendo en los últimos meses nuevas condiciones de deuda y de refinanciación algo más estrictas. Los costes de endeudamiento corporativo en relación con los bonos del gobierno se han incrementado alrededor de 50 puntos básicos durante el actual año y el conjunto de bonos corporativos de rendimientos negativo se encuentra en el nivel más bajo desde el año 2016.

Los datos del BCE muestran un promedio mensual de solo 470 millones de euros de deuda corporativa con vencimiento durante los próximos 12 meses, en comparación con la deuda del gobierno con una tasa de casi 13.000 millones de euros al mes.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *