Inicio / Bonos / ¿Cómo afectará al mercado de deuda corporativa las medidas del BCE?

¿Cómo afectará al mercado de deuda corporativa las medidas del BCE?

El mercado de deuda corporativo europeo se encuentra en el punto más alto de su historia ya que en la actualidad mueve 900.000 millones de euros, mientras que hace diez años era de 500.000 millones. Esta amplificación del mercado ha sido gracias a unas políticas monetarias del BCE que han abaratado el precio del dinero y que por lo tanto, han supuesto un excelente incentivo para que las empresas emitieran deuda a intereses irrisorios.

-1x-1

Sin embargo,  el mercado de bonos soberanos no ha sido el único que está sufriendo los rendimientos negativos cuyos inversores “aceptan” a vencimiento una pérdida nominal. Y es que casi el 4% del mercado de bonos corporativos de grado de inversión denominados en euros ya se encuentran con rendimientos inferiores a cero, más del doble del número visto hace sólo tres semanas. Asimismo, el rendimiento medio de la deuda corporativa en grado de inversión de encuentra en el 1,3%.

El BCE ha superado las expectativas de los inversores al aumentar el tamaño de sus compras de activos mensuales hasta 80.000 millones de euros, con un aumento de 20.000 millones de euros, y subrayando que se iniciaría la comprar bonos corporativos con grado de inversión hacia el final de la primera mitad de este año .

Claramente con el plan de Draghi el mercado de deuda es una claro ganador. A pesar que no queda definido por el BCE el monto de compras del QE que destinará a la compra de deuda corporativa, se estima que serían 5.000 millones de euros al mes. Con esta medida las condiciones de financiación para las empresas y los títulos de deuda seguirán participando de la burbuja de deuda.

Sin embargo, esta medida en particular tiene sus detractores.  Con el BCE en busca de bonos de grado de inversión, se favorecerá también a las grandes empresas (participando de ese clientelismo publico/privado muy europeo), y estas multinacionales tienen en una menor necesidad de financiación barata que las empresas europeas de tamaño pequeño.

También debemos valorar otras repercusiones, la decisión del BCE podría perjudicar la liquidez del mercado secundario, ya que con una posición dominante del mercado,  los inversores pueden comprar y vender bonos sin mover indebidamente las cotizaciones. Otras consecuencias de este escenario es que la compra de la deuda en grado de inversión presionará a la baja los rendimientos de estos bonos, lo que animaría a los inversores a posicionarse a bonos de mayor riesgo. Eso significa que los beneficios del programa QE afectarían indirectamente a los llamados bonos basura.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *