Inicio / Bonos / Valoración de los instrumentos de deuda

Valoración de los instrumentos de deuda

Existen diferentes definiciones de tipos de interés (al contado, forward, real, nominal…), y distintos instrumentos de deuda (bonos, pagarés…). Aunque, en general, existe la percepción de que los activos de renta fija no poseen ningún tipo de riesgo, esta idea es puramente errónea. Así, los activos de renta fija sufren diferentes riesgos tales como el riesgo de impago o default y el riesgo de tipos de interés.

Con el riesgo de impago nos referimos a la posibilidad de que el emisor no cumpla con sus obligaciones de pago futuros. Es decir, que no pague el cupón correspondiente o que al vencimiento del título no devuelva el principal. Como es lógico, este riesgo de impago es mayor cuanto peor es la calidad crediticia del emisor de los títulos de renta fija. Por esta razón, los inversores van a exigir una mayor rentabilidad a los títulos emitidos por entidades de peor calidad crediticia. Existe una estrecha relación entre la calificación de la obligación y su rentabilidad, de modo que a mayor rating (menor riesgo), más rentabilidad. Por otro lado, el riesgo de interés hace referencia a la posibilidad de que el valor de una cartera de títulos de renta fija descienda por una subida de los tipos de interés del mercado. De cara a determinar el coste y valor de la deuda deberemos tener en cuenta ambos riesgos, los vaivenes de mercado y la probabilidad de impago o default.

Entre los diferentes instrumentos de deuda que nos podemos encontrar en el mercado, los más seguros son los bonos soberanos. Esto se debe a que un estado, a diferencia de cualquier empresa, tiene la potestad legal de coaccionar la renta de los ciudadanos, mediante su política fiscal, lo que aporta una mayor seguridad al cumplimiento de sus obligaciones y es por ello, que suele ofrecer unas rentabilidades menores a los bonos corporativos.

¿Cómo se determina el coste de la deuda?

Es importante tener en cuenta varias ideas, la primera es que si la empresa emitió bonos y los bonos se negocian, la tasa interna de rentabilidad o “yield to maturity” se puede considerar como el coste de la deuda (rendimiento implícito del bono si se mantiene a vencimiento). En segundo lugar, si ha sido emitida una calificación o rating para la empresa o para una emisión de deuda, el coste de la deuda se determina añadiendo el spread o diferencial a la tasa libre para el mismo vencimiento:

r = rf + spread

Por el contrario, si la deuda no se negocia y no hay ninguna calificación sobre la empresa o la deuda emitida para determinar el coste de la deuda, la empresa puede buscar una referencia adecuada en términos de rating o estimar una calificación o rating sintético.

Los ratings o calificaciones sintéticas

Las calificaciones o ratings sintéticos, a través del ratio de cobertura de intereses, se utilizan para determinar la capacidad de una empresa para pagar los intereses sobre el volumen de deuda que emite. El ratio de cobertura de intereses se define como la relación entre los beneficios antes de intereses e impuestos (EBIT), y los intereses que la empresa tiene que pagar:

Ratio Cobertura Intereses =      EBIT  __
                                        Intereses

Cuanto menor es el ratio, mayor es el peso de los costes de financiación de la deuda. Con un ratio de cobertura de intereses bajos, la capacidad de la empresa para pagar sus intereses será reducida. Si la relación de cobertura de intereses es menor que 1,5, es poco probable que la empresa sea capaz de pagar sus intereses en el futuro. Los rating sintéticos son una forma muy sencilla de estimar la calidad crediticia de una empresa.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *