Inicio / Bancos Centrales / Un mundo adicto a la deuda

Un mundo adicto a la deuda

La deuda global es a día de hoy el mayor problema financiero que existe en el mundo. Nadie conoce dónde queda el umbral de saturación de la deuda o bien como se terminará arreglando pero el problema esta ahí y en los últimos años, lejos de atenuarse se ha incrementado. En el siguiente gráfico de Bank of America Merrill Lynch nos da una amplia visión sobre lo que ha sucedido en términos globales en referencia a la deuda. En primer lugar observamos que entre los años cincuenta hasta los ochenta el porcentaje de deuda sobre PIB se mantiene contante entre el 120 y el 130%. Cabe recordar que en esa época la deuda crecía pero la inflación también gracias al monetarismo de los bancos centrales, lo que terminaba devaluando la deuda y manteniéndola en esos parámetros. Sin embargo desde los años ochenta la política ha sido bajar tipos de interés paulatinamente hasta situarlos en el nivel cero como en la actualidad. Todo este escenario ha llevado a que en los últimos 30 años la deuda global haya aumentado alrededor del 100% del PIB hasta situarse cerca del 240% del PIB global.

PIB global de la deuda

El tema de la deuda parece que preocupa en los últimos años con la crisis subprime, la crisis de la deuda soberana en la eurozona y ahora la crisis en los mercados emergentes. A pesar de estas preocupaciones en los últimos años, el mundo se ha endeudado 50 billones de dólares (y eso que estaban preocupados). Se han preocupado tanto para controlar la deuda que hemos visto como los bancos centrales se han vuelto locos imprimiendo moneda, bajando tipos de interés, y acaparando la deuda pública mediante programas de compra para que los estados pudieran seguir emitiendo su deuda a bajo tipo de interés o incluso a intereses negativos para así financiar sus presupuestos. Todo ésto ha terminado favoreciendo a que el problema de deuda global crezca. En Europa se ha vendido el concepto de la austeridad de forma falaz… No ha habido austeridad y mucho menos estabilidad presupuestaria, lo que ha habido es el clientelismo de siempre entre la autoridad monetaria, los estados y las entidades financieras en el que a través de LTRO o de QE se ha rescatado de forma encubierta a todos los estados y a día de hoy los estados siguen abusando, como siempre, del déficit.

deuda global

A pesar de estos niveles tan elevados de deuda, en algunos países desarrollados, como son los Estados Unidos, el Reino Unido, Irlanda o incluso España ha habido algunos desapalancamientos desde la crisis, sobre todo por los hogares. Sin embargo esta situación de desapalancamiento ha sido compensado por el apalancamiento de los países emergentes que desde la crisis han aumentado la deuda corporativa en un 63%. Esta situación se ha producido porque los países emergentes aprovecharon la elevada liquidez que propició la Reserva Federal y dado que en ese momento el dólar era bajista frente al resto de divisas, la jugada corporativa era la siguiente: Si nos endeudamos en dólares, accederemos a tipos de interés menores que los actuales por la gran liquidez y en una divisa que va a  la baja, una estrategia que en principio era Win-Win.

Un ejemplo de la deuda corporativa lo podemos ver en China, en especial las empresas de productos básicos. El siguiente gráfico relaciona los costes de intereses de la deuda y el EBIT (beneficios antes de intereses e impuestos), por lo que una empresa que esté por encima del 100% el resultado del negocio queda absorbido por el mantenimiento de los intereses de la deuda. Así que fijémonos en el gráfico del año 2007 y el último gráfico de 2014.

China 2007 commodities empresas de la deuda

De materias primas de China empresas 2.014 Macquarie

La comparativa es alarmante, la mitad de las empresas ahora están por encima de la línea de 100%, y gran parte del extremo superior se extiende por encima de la línea de 200%. Casi una décima parte de las empresas están debajo del umbral de 50%. En el eje horizontal vemos como en el año 2007 la deuda total estaba por debajo del billón de dólares (136.800 millones de dólares) y por contra en el año 2014, el acumulado asciende a 4,2 billones de yuanes (674.300 millones de dólares). Por lo que ha habido un incremento de más del 300% en la deuda corporativa de las 111 empresas de referencia, y las ganancias de esas empresas no han aumentado a algo como el mismo ritmo.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *