Inicio / Inversión / Todo lo que debes saber sobre los paraísos fiscales

Todo lo que debes saber sobre los paraísos fiscales

Entendemos por paraíso fiscal, un país que ofrece a ciudadanos extranjeros y a las empresas, pequeñas o ninguna responsabilidad fiscal en un entorno político y económico estable. Los paraísos fiscales también proporcionan poca o ninguna información financiera a las autoridades fiscales extranjeras, lo que permite evitar cualquier tipo de investigaciones sobre el origen del dinero. Las personas y empresas que no residen en un paraíso fiscal pueden tomar la sustancial ventaja de los regímenes fiscales de estos países para evitar pagar impuestos en sus países de origen. En algunos casos, estos lugares no tienen ningún impuesto sobre la renta o bien cobran impuestos muy reducidos.

Hay una curiosidad en la traducción del término “paraíso fiscal” muy interesante y es que en realidad, en inglés tax haven, significa refugio fiscal, no paraíso fiscal. No obstante, haven fonéticamente suena muy parecido a heaven (paraíso) y de ahí la traducción y el uso de “paraíso fiscal”. Desde luego no es lo mismo que hablemos de un paraíso que un refugio ya que implícitamente si nos referimos a un refugio implica la existencia de gobiernos con un elevado afán recaudador, sometiendo a sus ciudadanos y empresas a un gran esfuerzo fiscal.

En general, los paraísos fiscales o refugios fiscales proporcionan servicios de banca offshore para empresas no residentes y personas. Además de tener un sencillo acceso a las cuentas bancarias en el extranjero, los extranjeros pueden formar parte de una empresa internacional de negocios o sociedad offshore de una manera rápida y sencilla. A menudo, estas entidades empresariales garantizan la exención de impuestos por un período de tiempo determinado. En la Isla Dominica, por ejemplo, las empresas tienen derecho a 20 años de exención de impuestos a partir del día de su incorporación.

Existe una serie de paraísos fiscales de todo el mundo que se han vuelto cada vez más populares entre los ricos y las empresas multinacionales que buscan proteger sus ingresos de impuestos. Dos de los paraísos fiscales más conocidos probablemente son las Islas Caimán y las Bermudas. Además de ser paraísos tropicales, ambos ofrecen una protección total de los beneficios empresariales. Carecen de una tasa de impuesto de sociedades, es decir, empresas con filiales radicadas en estos paraísos fiscales puede almacenar de forma segura sus activos libres de impuestos, en lugar de pagar el impuesto de sociedades del 35% en los Estados Unidos o el 28% en España. Entre los paraísos fiscales, el más puro es sin lugar a dudas las Islas Vírgenes Británicas que con 28.000 habitantes tienen en sede más de 500.000 sociedades extranjeras, concentrando alrededor del 45% de las compañías que se establecen en paraísos fiscales.

El estereotipo de la cuenta bancaria es claramente Suiza porque que muchos ricos acuden a Suiza para proteger sus ahorros y su identidad a partir de los ojos curiosos del mundo. Luxemburgo es un paraíso fiscal en el que Apple, Inc. utiliza activamente, dirigiendo todas sus ventas de iTunes a través de una subsidiaria con sede en Luxemburgo, a cambio de la promesa de rebajas de impuestos en esta significativa fuente de ingresos. No obstante, estos países ya no figuran en la lista de la OCDE porque se han rebajado los requisitos para ser considerado como paraísos fiscales y ahora sólo es necesario tener doce acuerdos de intercambio de información con otros países. Hecha la ley, hecha la trampa, muchos paraísos fiscales lo que han hecho es firmar acuerdos de información con paraísos fiscales para salirse de la lista.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *