Inicio / China / Si China estornuda ¿Estados Unidos se resfría?

Si China estornuda ¿Estados Unidos se resfría?

Casi siete años después de la crisis financiera de 2008, muchas de las economías mundiales han vuelto a una situación de estabilidad y a un crecimiento modesto. Sin embargo, lo que muchos esperaban ser un clima económico fructífero para las economías podría estar llegando a su fin, ya que el crecimiento en China, la segunda economía más grande del mundo, ha caído a su nivel más bajo desde 2009.

La relación entre los Estados Unidos y China se ha basado en un intenso comercio, y tras la crisis de 2008, China ha financiado la mayor parte de la deuda de Estados Unidos. Es demasiado pronto para decir si los problemas de China terminarán provocando una nueva recesión mundial, pero para nada es descartable. Sin embargo, si los eventos persisten, podría haber consecuencias significativas para los mercados financieros, el crecimiento económico en los EEUU y en definitiva el de todo el mundo.

Durante los últimos 30 años, China ha crecido a un ritmo del 10% anual, con picos anuales de un 13%. Una gran parte del rápido crecimiento de China se debe a su década de 1970 la reforma económica. En 1978, después de años de control estatal de todos los activos productivos, China comenzó a introducir los principios del mercado para estimular su economía. Durante las siguientes tres décadas, China alentó la formación de empresas rurales y las empresas privadas, la liberalización del comercio exterior e invirtió fuertemente en los medios de producción. Aunque los bienes de capital y la acumulación en gran medida han influido en el crecimiento de la nación, China también ha mantenido un alto nivel de productividad y eficiencia de los trabajadores, que sigue siendo la fuerza impulsora de su éxito económico. Como resultado, el ingreso per cápita en China se ha cuadruplicado en los últimos 15 años.

Sin embargo, parece que incluso el rápido crecimiento de China no podía durar para siempre… En los últimos cinco años, su crecimiento ha disminuido hasta el 7%. Sin embargo, para poner esto en perspectiva, la economía estadounidense creció 3,7% en el segundo trimestre de 2015, mientras que el FMI proyecta un crecimiento mundial del 3,1% para el 2015 que hemos dejado atrás. Incluso teniendo un menor ritmo de crecimiento de años anteriores, China todavía supera a la mayoría países, entre ellos muchas economías avanzadas.

En cualquier caso, se ha convertido en una creciente creencia entre algunos analistas que afirman que China está mostrando signos de un posible colapso económico, apuntando a los recientes acontecimientos en verano y los que estamos viendo ahora en enero. En el transcurso de 2015, China ha sufrido el hundimiento del precio del petróleo, un sector de fabricación en fase de contracción, una moneda devaluada y finalmente una intensa caída del mercado de valores.

La dependencia China-Estados Unidos

Mientras que Estados Unidos y China no siempre se han visto cara a cara sobre temas diplomáticos, en particular los derechos humanos y la seguridad cibernética, sin embargo han construido una relación económica fuerte, con elevada a inversión extranjera directa y la financiación de la deuda. El comercio bilateral entre China y los Estados Unidos ha pasado de 33.000 millones de dólares en 1992 a 590.000 millones de dólares en el año 2014. Después de México y Canadá, China es el tercer mayor mercado de exportación para los productos estadounidenses, lo que representa 123.000 millones de dólares en exportaciones estadounidenses. En cuanto a las importaciones, los EEUU importaron 466.000 millones de dólares en productos chinos en 2014, principalmente maquinaria, muebles, juguetes y calzado.

Asimismo, los EEUU tienen un déficit comercial importante con China debido a los bonos del Tesoro estadounidense. En la actualidad, China es uno de los mayores tenedores de deuda de EEUU, que asciende a 1,2 billones de dólares. Para China, los bonos del Tesoro son una forma segura y estable para mantener una economía impulsada por las exportaciones y la solvencia de la economía mundial. Es por ello, que mientras China siga teniendo una enorme cantidad de reservas de divisas y la deuda de Estados Unidos, la economía norteamericana estaría esencialmente a merced de China.

 

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *