¿Se han mitigado los riesgos de la banca con la unión bancaria? | Bolsa
Inicio / EuroZona / ¿Se han mitigado los riesgos de la banca con la unión bancaria?

¿Se han mitigado los riesgos de la banca con la unión bancaria?

Resultado de imagen de bank union europeEl discurso de 2012 de Draghi se forjó en el compromiso político europeo para crear una unión bancaria en toda la zona. Si los bancos pudieran ser supranacionalizados en su control, entonces serían más inmunes a los choques sistémicos que podrían golpear a los gobiernos más débiles en el futuro.

Este compromiso inicial ha dado como resultado un único regulador bancario, un nuevo régimen de resolución, un reglamento común y un único fondo de resolución que eventualmente equivalen al 1% de los depósitos asegurados de la zona del euro. A pesar de estos pasos positivos, el objetivo de aislar a los bancos de sus respectivos padres soberanos sigue siendo insuficiente.

El régimen de resolución bancaria actual, el nombrado bail-in, impone una fuerte carga compartida a los acreedores bancarios privados sin haber reparado primero el sistema bancario. Los bolsillos de deuda de dudosa calidad heredada persisten y además, gran parte del sistema sigue siendo poco rentable y necesita desesperadamente una consolidación.

Los bancos débiles se debilitan aún más, reforzando así la prociclicidad. Similar a la crisis de financiación mayorista de 2008, los acreedores bancarios son propensos a huir en períodos de incertidumbre, cuando el mercado se queda sin liquidez.

Dado el exceso de deudas incobrables y el persistente conflicto entre los reguladores nacionales y los nuevos órganos supranacionales establecidos, falta voluntad política para establecer un seguro común de depósitos. Sin esto, los incentivos para las fusiones y adquisiciones transfronterizas carecen. Los bancos seguirán siendo nacionales tanto en la vida como en la muerte.

La falta de estabilidad en la banca pone en riesgo a los estados y por ello, el BCE ha sido más intervencionista que nunca… Las compras de activos del BCE han servido como financiación de puente integral para los soberanos de la periferia para suavizar el desapalancamiento del sector privado. 

No es de sorprender que los esfuerzos de reforma estructural se hayan quedado cortos en las economías periféricas ya afectadas por un crecimiento débil y la fragmentación de los sistemas políticos. En el supuesto de crisis futuras, el programa del BCE para comprar cantidades ilimitadas de deuda soberana conserva un defecto fatal: su compromiso depende de la voluntad política de un gobierno de adherirse al dictado de Bruselas.

A medida que el apoyo financiero indirecto asociado a la flexibilización cuantitativa del BCE llegue a su fin, los países que necesitan financiación deberán ceder su soberanía a Bruselas a cambio de financiación. Pus nos encontramos aún en un contexto de débil crecimiento potencial, desempleo elevado y bancos frágiles. Y A pesar de tres años de crecimiento por encima de la tendencia, los inversores deben mantener sus cinturones de seguridad. Europa sigue siendo insegura a cualquier velocidad.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *