Inicio / EuroZona / ¿Por qué Alemania es la locomotora del euro?

¿Por qué Alemania es la locomotora del euro?

German-Economy-560x408El proyecto de la Eurozona, centrado en una moneda única, ha estado en jaque  y muy cerca del mate entre los años 2011 y 2012, cuando los problemas de deuda periférica afectaban a países clave para la formación del euro, entre ellos España y de manera extrema a Grecia, que estuvo al borde de abandonar el euro. La discusión sobre cómo salvar el euro ha oscilado entre las medidas de austeridad del presupuesto y los estímulos monetarios desde el BCE, donde Alemania ha sido clave para desarrollar tales políticas.

Tras seis años de Depresión económica en la Eurozona, a finales del mes de abril tuvimos una buena noticia… Y es que la evolución de PIB de la Eurozona en el primer trimestre del año que avanzó un 0,6%. Pero el dato más relevante es que se ha conseguido superar los 2.471,4 millones de euros del primer trimestre de 2008, obteniendo en el primer trimestre de 2016 un PIB de 2.480,9 millones de euros.

A la vanguardia de los modelos económicos que conforman el euro se encuentra Alemania, ampliamente considerado como la economía más sana de la Eurozona. La economía alemana se ha mantenido firme en un contexto de incertidumbre económica mundial. El gobierno se ha mantenido firme en sus finanzas públicas, y los esfuerzos para reducir el déficit han mantenido el gasto público bajo control. En la última década se han llevado a cabo reformas del mercado de trabajo que aumentaron la flexibilidad horas de trabajo y han originado la reducción del desempleo estructural han contribuido a sostener el mercado de trabajo relativamente robusto.

La deuda pública como porcentaje del PIB ha disparado en la zona euro, pasando de 58,5% en 2000 a 74,4% en 2010. Comparativamente, Alemania en el año 2010 tenía unos niveles de deuda pública en el 56%, muy por debajo de los niveles de Francia (88%) e Italia (117 %).

Alemania ha financiado la mayor parte de los grandes paquetes de rescate para miembros de la Eurozona. Su economía industrializada, que es la mayor de Europa y bien integrada en el mercado global, genera unos ingresos promedios per cápita de 43.000 euros, que están entre los más altos del mundo . Asimismo, Alemania sigue siendo, la nación más influyente en la UE. Aunque el crecimiento se ha ralentizado en los últimos años, la tasa de desempleo de Alemania sigue siendo uno de los más bajos de Europa, manteniéndose estable en el 6,2%, el nivel más bajo desde la reunificación de Alemania en 1990. Debido a estas características y un elevado grado de estado de derecho, Alemania se sitúa en el puesto 15 en el índice Doing Business, muy por delante de los grandes países europeos como: Francia (puesto 28), Italia (puesto 45) o bien España (puesto 33).

De acuerdo con el Banco Mundial, las exportaciones de bienes y servicios como porcentaje del PIB en la Eurozona aumentaron de 32,9% en 1999 a 42,6% en 2011. Sin embargo, Alemania vio como sus exportaciones se dispararon desde el 33,4% a más del 50%, significativamente mayor que la de Francia (26,9%), Italia (28,8%) y España (30,1%). A pesar que en una economía abierta, centrada en las exportaciones, los riesgos de ser duramente golpeada por la una recesión global aumentan, Alemania dedica gran parte de sus exportaciones a productos que requieren un alto grado de complejidad en su fabricación. Esta alta especialización permite que no haya tanta competencia y puedan mantener los altos niveles de productividad ante futuras crisis.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *