Inicio / Bonos / Los principales riesgos para el FMI: Deuda global récord y las tensiones comerciales

Los principales riesgos para el FMI: Deuda global récord y las tensiones comerciales

Pocas políticas gubernamentales son tan controvertidas y ampliamente desacreditadas como los rescates públicos de las instituciones financieras. Para el ciudadano medio, la idea de utilizar el dinero de los contribuyentes para pagar por el juego excesivo de unos pocos privilegiados despierta un profundo sentimiento de injusticia, especialmente cuando esos pocos privilegiados son instituciones financieras privadas.

Este es el sentimiento que llevó a miles de personas a las calles en protesta contra el “rescate de Wall Street” cuando en septiembre de 2008 surgieron noticias sobre el plan del Tesoro de Estados Unidos de comprar hasta 700.000 millones de dólares en valores respaldados por hipotecas de los bancos. Sin duda ese fue el primer paso para el incremento de la deuda global.

A partir de ese punto, las principales autoridades monetarias del mundo decidieron manipular el precio del dinero en todas sus expresiones. Rebajaron los tipos de interés a mínimos y expandieron sus balances con las compras de deuda en el mercado secundario de deuda para hacer caer las TIRs y que los Estados pudieran acudir a una financiación más barata, en un momento de estrés presupuestario y de déficits disparados. 

El acceso a dinero barato ha provocado que los niveles de deuda global se disparen hasta alcanzar un récord global de 182 billones de dólares. Este dato representa toda una alarma sobre la estabilidad financiera, donde el valor total de la deuda mundial -tanto en el sector público como en el privado- se ha disparado en un 60% en la década transcurrida desde la crisis financiera. Para el FMI este factor unido es un riesgo claro para la estabilidad financiera mundial.

A ello, tal y como apunta la principal responsable del FMI, Christine Lagarde, hay que sumar el creciente uso de barreras comerciales, como el aumento de los impuestos sobre las importaciones extranjeras, que ha reducido el nivel de importaciones y exportaciones en todo el mundo, mientras que ha habido un impacto en la inversión empresarial y la producción manufacturera.

Lagarde sugirió que el clima económico había comenzado a cambiar después de la última reunión anual en Washington a finales de 2017, cuando gran parte del mundo estaba experimentando el período de crecimiento económico más fuerte desde la crisis financiera.

Por lo general, se ha demostrado que Trump favorece la acción unilateral en cuestiones comerciales en lugar de la cooperación a través de foros internacionales como la Organización Mundial del Comercio, con el potencial de desentrañar el consenso de posguerra de asociaciones económicas cada vez más estrechas entre naciones ricas.

Aunque Estados Unidos. alcanzó un acuerdo renovado durante el fin de semana sobre el comercio con Canadá y México, en un potencial impulso a la economía regional, los riesgos para la economía mundial siguen existiendo debido a una disputa separada entre Estados Unidos y China.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *