Inicio / Inversión / La teoría de las órdenes impares en el mercado

La teoría de las órdenes impares en el mercado

La teoría de las órdenes impares es una teoría bursátil popularizada en los años sesenta y setenta que se basa en el supuesto principal que los inversores pequeños estarán mayoritariamente errados en sus decisiones de inversión frente a los inversores institucionales. En ese escenario, se identifica las compras/ventas impares con los pequeños inversores. Por lo tanto, si la porción ventas impares han subido, es decir los pequeños inversores están vendiendo, es probable que sea un buen momento para comprar.

Para entenderlo, los grandes inversores, institucionales o manos fuertes, son los gestores de dinero profesionales que compran y venden grandes cantidades de acciones. Trabajan para el patrimonio universitario, fondos de pensiones y fondos de inversión. Cuando los grandes inversores compran acciones, las órdenes de compra suelen ser en lotes de 100 acciones. Por ejemplo, un gran inversor puede comprar 10.000 acciones, o 25.000 acciones. Teorícamente los grandes inversores suelen acertar más que los pequeños ya que su proceso de decisión el factor emocional está menos presente y las decisiones de inversión están sustentadas bajo un análisis previo.

Por el contrario, los pequeños inversores, las manos débiles del mercado, son personas, que hacen compras para sus respectivas cuentas personales. No siempre podemos darnos el lujo de comprar un lote de 100 acciones por lo que suele ser más frecuente la existencia de números impares en sus órdenes de compra o venta que en las órdenes de los institucionales.  Los pequeños inversores han adquirido una reputación de hacer todo lo contrario, la búsqueda de las empresas hacia las que sienten una conexión personal y confiar en la intuición más que en otras variables.

Debido a que una gran cantidad de operaciones impares son, por definición, los más pequeños, algunos comenzaron a verlos como una manera de calibrar el sentimiento de los inversores de todos los días. Ya en el siglo XIX, comenzaron los “contrarians” a apostar en contra de la gente de la colocación de estas modestas operaciones. No fue hasta la década de 1940, sin embargo, que Garfield A. Drew , un estadístico de bonos que escribió el libro de 1941, ” Nuevos métodos de beneficio en el mercado de valores,” sistemáticamente análisis de la teoría y la popularizó aún más la teoría.

Sin embargo, a la teoría de las órdenes impares han habido algunas críticas que es justo mencionar. Por ejemplo, Donald Klein encontró que mientras que la venta de pequeñas cantidades de acciones se produjo en momentos inoportunos, es decir, cuando el mercado estaba cayendo, las compras no se ejecutaron en los llamados “techos de mercado”. Este tipo de investigación ayudó a erosionar la confianza en la teoría de Drew, que empezó a perder popularidad.

Debemos recordar que en los años 1930 y 1940, los individuos eran más propensos a hacer órdenes de compra o venta de acciones individuales pero en el transcurso del siglo XX y del XXI, los fondos de inversión se convirtieron en una forma mucho más común para formar parte del mercado. Asimismo, otros inversores utilizaron las opciones, donde podían controlar los riesgos de su cartera con cantidades redondas con un pequeño compromiso financiero (prima) por lo que la relevancia estadística de los datos impares se redujo considerablemente.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *