Inicio / Bolsa / Bancos Centrales / La Reserva Federal y su eventual descanso ante el contexto de desaceleración mundial

La Reserva Federal y su eventual descanso ante el contexto de desaceleración mundial

Con los tipos de interés de la Reserva Federal ahora solo ligeramente por debajo del rango de las estimaciones de la política monetaria neutral y pocos signos de sobrecalentamiento de los mercados económicos o financieros, es probable que la Reserva Federal mantenga estables los tipos en marzo, interrumpiendo su patrón de subidas trimestrales de los tipos de interés.

En este contexto, los mercados de bonos del Tesoro de Estados Unidos han comenzado a cotizar con una mayor probabilidad de que la Reserva Federal reduzca sus tipos de interés a finales de 2019 o 2020. Si bien los riesgos a la baja para las perspectivas han aumentado en los últimos meses, es demasiado pronto para pronosticar el próximo ciclo de relajación con un alto grado de certeza.

La desaceleración del crecimiento mundial y el endurecimiento de las condiciones financieras durante los últimos meses han negado la necesidad de una política monetaria restrictiva, pero todavía no abogan por recortes de los tipos de interés. De hecho, es muy posible que se prolongue un período en el que los tipos de interés se mantengan en los niveles actuales o se aproximen a ellos.

Después de las modestas reducciones en sus pronósticos de crecimiento e inflación en la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de diciembre, es probable que los funcionarios de la Reserva Federal tengan que volver a rebajar sus expectativas de crecimiento para 2019 y revisar a la baja sus pronósticos sobre el camino a seguir en materia de política económica cuando se publique en marzo el Resumen actualizado de las Proyecciones Económicas de la Reserva Federal (FOMC).

Se estima que el endurecimiento acumulativo de las condiciones financieras desde la reunión del FOMC de diciembre, si se mantiene, frenará el crecimiento económico de Estados Unidos en 2019 en 0,2 puntos porcentuales adicionales, lo que reducirá la necesidad de que la Reserva Federal endurezca su política monetaria para evitar el recalentamiento.

Aún así, es importante tener en cuenta que la magnitud del reciente endurecimiento no ha sido suficiente para justificar una relajación total de la política monetaria, y a falta de un mayor deterioro de los fundamentos económicos mundiales, no parece que sea inminente una recesión en Estados Unidos. De hecho, a pesar de todo, los tipos de interés reales siguen siendo negativos.

En discursos recientes, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y otros funcionarios de la Reserva Federal han expresado su preocupación por los riesgos para el crecimiento mundial y han atenuado el tono establecido por el aumento de 25 puntos básicos de la tasa de interés del mes pasado.

Marc Fortuño

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *