Inicio / Estados Unidos / La OPEP o EEUU ¿Quién tiene un mayor poder sobre el precio del petróleo?

La OPEP o EEUU ¿Quién tiene un mayor poder sobre el precio del petróleo?

Históricamente, el petróleo fue extraído en primer lugar en los Estados Unidos, en consecuencia, el poder de fijación de precios para el combustible estuvo dominado por los Estados Unidos, que era, en ese momento, el mayor productor de petróleo en el mundo. En general, los precios del petróleo eran volátiles y de alta durante los primeros años debido a las economías de escala durante la extracción y refinación. A principios de los años 1860, el precio del barril de petróleo alcanzó un máximo de 120 dólares equivalentes a día de hoy, en parte debido al aumento de la demanda como consecuencia de la guerra civil de Estados Unidos.

La dependencia estadounidense del petróleo importado comenzó durante la guerra de Vietnam y el período de auge económico de los años 1950 y 1960. A su vez, esto proporcionó los países árabes y la OPEP (que se habían formado en 1960 para contrarrestar la hegemonía de las compañías petroleras occidentales) un mayor poder para influir en los precios del petróleo. En la crisis del petróleo de 1973, el péndulo del poder se dirigió hacia la OPEP. Ese año, en respuesta al apoyo de Estados Unidos a Israel durante la guerra de Yom Kippur, la OPEP e Irán detuvieron el suministro de petróleo a los Estados Unidos.

En aquel momento, el cártel deriva su poder en poseer bajo control tres cuartas partes de las reservas convencionales de petróleo del mundo y tener los costes de producción por barril más bajos del mundo. Esto le permitía tener una influencia de gran alcance sobre los precios del petróleo. Por lo tanto, cuando había un exceso de oferta de petróleo en el mundo, la OPEP recortaba sus cuotas de producción. Cuando había menos petróleo, aumenta los precios del petróleo para mantener los niveles estables de producción.

Sin embargo el poder volvió a los Estados Unidos con el descubrimiento del shale oil o petróleo de esquisto que ha ayudado al país a lograr volúmenes casi récord de producción. Según la Administración de Información de Energía, la producción de petróleo en Estados Unidos se estima que el pico en 9,7 millones de barriles por día este año. La última vez que la producción era tan elevada fue en 1972, cuando en los Estados Unidos la producción de petróleo alcanzó un máximo de 9,6 millones de barriles por día. Además, se espera que el acuerdo nuclear entre Irán y los Estados Unidos para introducir una cantidad mayor de petróleo en el mercado. Irán, que no es miembro de la OPEP, podría alcanzar los 2,4 millones de barriles de petróleo en 2016.

El boom de Estados Unidos en el shale, las sanciones contra Rusia, y el aumento de las fuentes alternas de energía ha hundido definitivamente la influencia de la OPEP sobre los precios del petróleo en los últimos años.  Hasta el momento, la fuerte acumulación de inventarios de crudo y productos derivados del petróleo, y la disminución en el número de equipos de perforación en actividad, no ha detenido el crecimiento de la producción de crudo de Estados Unidos.

Hace un año veíamos como el “oro negro” cotizaba alrededor de los 100 dólares. A día de hoy, el barril de WTI cotiza en los 44,15 dólares, mientras que el barril de Brent tiene un precio de 49,91 dólares, una caída anual del 53,81% y de un 52,34% respectivamente. Teóricamente, se solía decir que con un precio de 60 dólares el barril, el shale oil no podía ser rentable, no obstante hay dos factores a tener en cuenta: Por un lado los productores se han protegido de la bajada del precio del crudo mediante derivados y por otro lado es que cuando una tecnología nace, sus costes son muy altos pero a medida que transcurre el tiempo los productores van siendo más eficientes por lo que el punto de rentabilidad disminuye. Desde luego con este panorama la OPEP ha quedado en un segundo plano, mientras que los Estados Unidos han vuelto ha establecer su hegemonía en el mapa energético.

 

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *