Inicio / BoE / La deuda se combate con inflación, la historia del Reino Unido

La deuda se combate con inflación, la historia del Reino Unido

A día de hoy el mundo está sufre de un endeudamiento atroz, de hecho desde que Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal, llegó a subir los tipos de interés por encima del 19% en 1981, hemos visto una tendencia bajista en la evolución de los tipos de interés que ha sido todo un catalizador para que los agentes económicos acumulen mayor deuda. Asimismo, desde la crisis financiera y el escenario de tipos de interés ultrabajos, la deuda global se ha disparado desde los 142 billones de dólares (4T 2007) hasta los 199 billones de dólares (2T 2014), que supone  el 286% del PIB mundial, todo un lastre para el crecimiento económico global. Seguramente uno de los casos más extremos es Japón, que ostenta una deuda pública del 245% s/PIB. Así que queda por preguntarnos: ¿Cómo se solucionará el problema de deuda global?

Para responder a esta pregunta sólo hace falta echar la vista atrás en la historia de los países y a modo de ejemplo me parece de gran relevancia la evolución de la deuda pública del Reino Unido durante gran parte del siglo XX, ya que ha llegado a mostrar unas cifras de deuda sobre PIB absolutamente desorbitadas.

Screen-shot-2012-05-29-at-16.26.05

Como se puede apreciar en el gráfico la deuda pública inglesa inició su senda de crecimiento en el año 1914 debido al inicio de la Primera Guerra Mundial. Si en el año 1914 la deuda pública suponía el 25% sobre PIB, en el año 1923 la deuda escaló hasta el 182% del PIB. Se mantuvo estable durante los siguientes años hasta que entre los años 1932 y 1940 la deuda pública pasó desde el 176% sobre PIB hasta el 109%. Durante esos años, la inflación se desató hasta tasas del 17%, esos niveles no hubieran sido posibles sin que el BoE (Bank of England) aumentará su balance desde el 5% del PIB hasta el 23%. Asimismo, la autoridad monetaria no se molestó en combatir la inflación debido a que los tipos de interés se mantuvieron en el 2% de manera constante.

inflation-interest-rates-1900-2011

Al igual que en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial propició una escalada de la deuda pública hasta 1947 (en 1945 finaliza la Segunda Guerra Mundial). El conflicto bélico necesitó de muchos recursos públicos para ser financiada, por lo que la deuda pública del Reino Unido aumentó hasta el 238%, suponiendo los mayores niveles del siglo XX. A partir de esos niveles en las siguientes décadas la relación deuda pública sobre PIB descendió hasta que en en el año 1980 se encontraba en el 42%.

¿Cómo fue posible obrar el milagro de la rápida reducción de deuda? La respuesta, de nuevo, la inflación… Cabe recordar que en esos años hubo una adopción del pensamiento keynesiano por los gobiernos de todo el mundo. Los políticos tomaron la Teoría General de que la inflación era una consecuencia necesaria para los altos nivel de empleo. Es por ello, que el Reino Unido buscó como fuera necesario la inflación.

 

UK inflation over the centuries (Source: ONS and House of Commons Research Paper 02/44, July 11, 2002)

Hay muchos hechos destacarles a partir del final de la Segunda Guerra Mundial. En 1947 la inflación creció al 7,4% gracias a la expansión monetaria del BoE del 16% y en 1950 se apostó por una devaluación del 30%, lo que llevó a desatar la inflación hasta el 9,5%. En el otro lado del Atlántico, los Estados Unidos también alentaron la inflación siguiendo una política de expansión monetaria y la tarea específica de la Fed. Debido a Bretton Woods, el Reino Unido, importaba una inflación extra  de los EEUU, por la vinculación de las monedas. De hecho, durante ese período, Reino Unido y la inflación de Estados Unidos tuvieron una correlación de más del 70%. Si nos situamos en los años setenta, cuando el Reino Unido era conocido como “el enfermo de Europa”, la oferta monetaria llegó a crecer a tasas superiores del 20% anual, lo que llevó a que en 1974 y 1975, los niveles de inflación fueran del 16 y 24,2 por ciento respectivamente. A pesar de ello, la actitud del BoE fue muy laxa ya que no se dedicó a combatir la inflación con un radical aumento de los tipos de interés.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *