Inicio / Indicadores / La capacidad predictiva del barómetro de enero

La capacidad predictiva del barómetro de enero

El barómetro de enero es de las pautas más comentadas y más seguidas por los inversores ya que en este planteamiento, se describe que si las bolsas suben en el mes de enero, muy probablemente el cierre del año será en verde. El descubridor de esta pauta fue Yale Hirsch en el año 1972 comentando en su publicación Trader’s Almanac “cómo va el mes de enero, va el año”.

Si el mes de enero tiene un cierre positivo en el 77,9% de la ocasiones, la bolsa estadounidense cerrará en negro. No obstante, si el mes de enero es bajista, alrededor del 50% de las ocasiones el cierre anual del selectivo estadounidense será negativo, en otras palabras, cuando el mes de enero es negativo, el barómetro de enero es una pauta poco fiable, un simple “cara o cruz” . Por lo tanto, el poder predictivo del barómetro de enero tiene mayor fiabilidad si el mes de enero es alcista y no bajista. Con base a los datos que se remontan a 1928, cuando el mes de enero es alcista, el S&P 500 tiende a subir en promedio un 13% durante el año, no obstante cuando el mes de enero es negativo, la rentabilidad media anual cae a -2,3%.

Grandes errores del efecto enero

Como toda pauta ha tenido sus errores y desde 1950 hasta nuestros días vamos a repasar los errores más trascendentales del barómetro de enero. Vietnam afectó a los años 1966 y 1968. En el año 1982, el efecto enero negativo fue contrarrestado por un mes de agosto en el que los toros empujaron las bolsas. En el año 2001, a pesar de tener un mes de enero ligeramente alcista, los atentados contra las torres gemelas, marcaron un año en negativo. En el año 2003, el mes de enero cerró en negativo, por la anticipación de la acción militar de los Estados Unidos, no obstante al cierre de año fue increíblemente positivo, por ejemplo el S&P 500 subió un 26%. En el año 2009, el mes de enero llegó a registrar una caída de más del 8%, no obstante la intervención de la Reserva Federal con su Quantitative Easing (QE) llevó a las bolsas a números verdes en el cierre del año. Ocurrió exactamente lo mismo en los años 2010 y 2014, en los que enero cerró en negativo pero las medidas de la autoridad monetaria estadounidense llevaron a los selectivos bursátiles a cerrar los respectivos años en positivos.

Si nos fijamos en estos grandes errores, nos damos cuenta que gran parte de ellos se han producido en los últimos quince años, por eventos militares que tienen un componente de volatilidad muy alto y por la intervención de la Reserva Federal con sus programas de compra de activos, lo que han desvirtuado la capacidad de pronosticar acertadamente del barómetro de enero.

Mes de enero de 2015

En el primer mes del año, las bolsas estadounidenses han resbalado, registrando rentabilidades negativas. El S&P 500 ha perdido un 3,10% hasta cerrar en los 1.994 puntos. Por su parte, el Dow Jones ha perdido un 3,69% en enero hasta cerrar en los 17.164 puntos. Dado que para este año no se prevén, grandes eventos militares en el horizonte ni más programas de compras de activos por parte de la autoridad monetaria, el barómetro de enero tendría un componente más fiable que en las anteriores ocasiones pero como hemos dicho anteriormente “alrededor del 50% de las ocasiones el cierre anual será negativo, en otras palabras, cuando el mes de enero es negativo, el barómetro de enero es una pauta poco fiable”.

Veremos si este año se cumple el barómetro de enero y cerramos en negativo….

Noticias de idealista.com:

Un comentario

  1. creo q aun hay mucha incertidumbre en los mercados ya q muchas cosas se mantienen incluso el precio del petroleo y algunas divisas q se devaluna mucho frente al dolar. Encuentre Información Forex en Español

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *