Inicio / Bancos Centrales / ¿Es el final de la burbuja de bonos soberanos europea?

¿Es el final de la burbuja de bonos soberanos europea?

Enlace permanente de imagen incrustada

A mediados del mes de abril el bono alemán a diez años, conocido comúnmente como bund, marcó una rentabilidad en mínimos históricos en 0,075% y muchos pensaban ya que se marcara una rentabilidad negativa pero en apenas un mes, el bund está cotizando a unas rentabilidades del 0,58%, lo que supone 50 puntos básicos de subida. Hay pocos precedentes de subidas tan repentinas en tan poco tiempo, para ello deberíamos situarnos a mediados de 1999 o bien a finales de 2011, antes de la LTRO de Mario Draghi.

La volatilidad del futuro del bund se ha disparado en la última semana a niveles que no veíamos desde agosto de 2012. La justificación principal está en el estancamiento de las negociaciones con Grecia y por otra parte la subida del precio del crudo en las últimas semanas acercándose a los 70$ por barril, un aumento del 50% desde que lo vimos en 45$ en enero de este año.

2015-05-07-key-focusOtro punto interesante es la mejora de datos económico, en particular la inflación. Al mejorar los datos del IPC la rentabilidad real del bono quedaría absolutamente deteriorada y es por ello, que los inversores prefieren deshacerse de los bonos. De hecho, si anteriormente Alemania tenía cotizados hasta seis años rentabilidades negativas en sus bonos, a día de hoy, las ventas masivas han generado que los plazos de cinco y seis años coticen, de nuevo a terreno positivo, por lo que los bonos alemanes cotizan en negativo hasta cuatro años.

Para aquellos que seguimos todo lo que dice y hace Bill Gross, ex de PIMCO y actual gestor de referencia de Janus Capital Group, ya nos puso en aviso cuando escribió este tweet el día 21 de abril: 10yr Bunds = The short of a lifetime. Better than the pound in 1993. Only question is Timing / ECB QE ( El bono a años = El corto de mi vida. Mejor que la libra en 1993, la única cuestión es la duración de la QE del BCE). De este modo, podríamos interpretar que ante los buenos resultados publicados en los últimos meses, el plan de compras del BCE podría durar menos de lo que en principio se comentó hasta septiembre de 2016.

Pero no sólo la rentabilidad del bund se ha disparado, sino que estamos viendo como el precio de todos los bonos de la Eurozona se está dando un batacazo importante y las rentabilidades van in crescendo. La rentabilidad bono español a diez años ha subido, rozando el 2% hasta situarse en el 1,93%, recordemos que en marzo fijó un mínimo histórico en el 1,14%. Por su parte, la rentabilidad de los bonos franceses e italianos a diez años se ubica en la actualidad en 1,05% y 1,93% respectivamente.

¿Supone el fin de la burbuja de bonos?

Desde el Blog de Bolsa de Euríbor lo he repetido hasta la saciedad… Durante los últimos años, desde el BCE se ha creado una burbuja de bonos a través de sus LTRO, el posterior mensaje de “Whatever it takes” de Draghi y la guinda del pastel en forma de QE europea, una estafa en toda regla en el precio de los de los títulos de deuda pública, con el fin de que los Estados miembros de pudieran seguir financiándose de manera barata. Aún quizá es pronto para determinar si se trata del final de una burbuja o bien una gran corrección por las tensiones en las negociaciones con Grecia… No obstante, los niveles actuales de rentabilidad de los bonos siguen siendo poco creíbles y forman parte de esa exuberancia irracional inducida.

Para acabar, tal y como reflejé en el artículo “El incentivo perverso de los intereses negativos en los bonos soberanos” esta burbuja nos ha  generando una serie de incentivos perversos, al fijar artificialmente rentabilidades irrisorias en los títulos de deuda pública, todo ello gracias a nuestro Banco Central Europeo y unos Estados con una clara falta de responsabilidad. Estos son nuestros principales incentivos perversos que hemos desarrollado:

–  Un país que tiende a financiarse gratis, tiene un incentivo perverso en emitir más deuda pública, ya que los inversores la acaparan a manos abiertas.

– Los gobiernos pueden tener una falsa sensación de optimismo porque han visto en este tiempo como la rentabilidad de la deuda bajaba, un supuesto apoyo de los mercados.

– El aplazamiento o flexibización en las reformas estructurales es de los peores incentivos perversos que tenemos hoy en día encima la mesa, ya que tendemos a seguir acumulando déficits públicos, justo lo que estábamos haciendo en los últimos años y lo que nos envió a rozar la quiebra…

En definitiva, mejor tener cuidado y ser precavidos con la recuperación económica ya que no es tan intensa como nos puedan vender debido a que está vinculada a una burbuja de deuda pública sin precedentes históricos. Si la rentabilidad de los bonos sigue subiendo, refinanciar la deuda será mucho más caro para el contribuyente por los elevados intereses, y…Oh sorpresa! Esta vez España no se encuentra con unas condiciones del 36% de deuda sobre PIB como en 2007, sino del 98% sobre el PIB con una deuda de más de un billón de euros y con las reformas estructurales a medio hacer… Por si fuera poco, para más inri, nuestros políticos estarán este año dormidos en los laureles por si suben o bajan en las encuestas del CIS. En un año marcado con la agenda electoral, no esperemos ninguna reforma intensa e impopular para corregir los desvíos presupuestarios que mantenemos desde 2007… Mala pinta para el contribuyente futuro… La única pregunta es ¿Cuánto tiempo tardarán en echarle la culpa a los “malvados mercados”?

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *