Inicio / Inversión / El valor temporal del dinero

El valor temporal del dinero

El Valor Temporal del Dinero es el coste de oportunidad de no recibir intereses o no percibir una rentabilidad de una inversión comprable a la que se está realizando, para entender esto, lo más fácil es verlo con un ejemplo. Vamos a pensar si valen lo mismo 10.000 euros hoy o dentro de un año, o a cuánto dinero estamos dispuestos a renunciar por cobrar esa cantidad hoy en vez de dentro de un año. De manera obvia, todos tenemos preferencias en recibir esos 10.000 euros hoy a dentro de 10 años, ya que si recibo hoy esa cantidad puedo invertirla en algún activo sin riesgo y recibir otra mayor dentro de 10 años. Por otro lado, si no la recibo hoy y decido esperar al año que viene puede que finalmente no me la paguen por diversas cuestiones, como puedan ser quiebra, fallecimiento, etc… Además no podemos olvidarnos del riesgo de inflación, por lo que a medida que se incrementa el precio de los bienes y servicios de una economía, la capacidad de compra de nuestro dinero disminuye. Por lo tanto, seguramente estaríamos dispuestos a percibir una cantidad menor de 10.000 euros por cobrar esa cantidad hoy en vez de dentro de un año.

Por estas razones, para la evaluación de inversiones ha de tenerse en cuenta el momento en el que se producen los cobros y los pagos, es decir, el Valor Temporal del Dinero, y así, un cobro o un pago recibirá una valoración distinta dependiendo del momento en el que se produzca. Cuando tratamos de llevar un dinero del momento presente al futuro hablamos de Capitalización, por el contrario, si tratamos de llevar un dinero que se recibirá en el futuro al pasado, hablamos de Descuento.

Vamos a empezar por el valor futuro de una inversión o Capitalización. Ésta es la cantidad a la que crecerá la inversión si le añadimos los intereses generados durante un periodo de tiempo. Los intereses, son la recompensa que recibe el prestamista porque no puede disponer de ese capital durante el tiempo que dure el préstamo además de por el riego que corre en el caso de que el prestatario no le devuelva el dinero.

Se habla de leyes de Capitalización al referirse a aquellas fórmulas matemáticas que permiten realizar mediante un sencillo cálculo esta operación. Existen dos modalidades: Capitalización Simple y Capitalización Compuesta. La Capitalización Simple se refiere a aquellas inversiones en los que no se realiza reinversión de los intereses percibidos o bien, habitualmente se usa para periodos no superiores a 12 meses. En la Capitalización Compuesta se produce reinversión de los intereses por lo que los intereses generados durante el primer subperíodo se unen al principal en el segundo subperíodo y así sucesivamente. También es común utilizarla para periodos de inversión mayores a los 12 meses.

Para finalizar, hablamos de Descuento nos referimos a traer capitales futuros a la fecha presente y tenemos dos modalidades: Descuento Simple y Descuento Compuesto. El Descuento Simple se aplica en operaciones a corto plazo, periodos inferiores a 12 meses. Por otro lado, el Descuento Compuesto trae a  valor de hoy las operaciones superiores a 12 meses.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *