Inicio / Inversión / El oro refuerza su atractivo en un panorama lleno de incertidumbres

El oro refuerza su atractivo en un panorama lleno de incertidumbres

La Reserva Federal está mostrando una actitud muy tibia en la subida de tipos de interés, incluso hay voces que ya no hablan de subir tipos este año sino trasladar la subida de tipos para el próximo año, lo que está debilitando el valor del dólar. El FMI está revisando a la baja las expectativas de crecimiento de la economía global por el factor emergentes. Asimismo, hemos presenciado intensos acontecimientos políticos relevantes como la participación de Rusia en Siria. Y ¿Qué activo se está beneficiando de este panorama de incertidumbre? El Oro. Actualmente el metal cotiza en los 1.175 dólares por onza, alejándose de los mínimos en los 1.080 dólares y muy cerca de cerrar el año en terreno positivo.

descarga

La comparativa del oro contra el S&P500 es más que interesante durante este verano, mientras el temblor de China ha provocado intensas correcciones en el selectivo bursátil en especial por sus consecutivas devaluaciones del yuan, el oro en un entono de incertidumbre se ha movido como pez en el agua y subiendo cerca de un 9% desde los mínimos de julio.

las reservas de oro

Hace algunos meses los inversores estaban preocupados por la evolución del oro debido a los temores de desaceleración de la demanda de oro en China y la India, la fortaleza del dólar y las expectativas de un alza en los tipos de interés inminente por la Reserva Federal de Estados Unidos. La demanda de China sigue siendo una preocupación pero parece que el oro está beneficiando del hecho de que el dólar estadounidense se ha suavizado, ahora que la Fed no ha movido pieza en el aumento de las tasas.

En el corto plazo algo ha cambiado ya que hemos visto como datos tan relevantes como la evolución del desempleo en EEUU o la ventas minoristas no han alcanzado los objetivos previstos, incluso han llegado a ser decepcionantes. En este entorno se ha impulsado las esperanzas que la Fed deje los tipos cercanos a cero un tiempo más, lo que beneficia al oro que no paga interés y tiene un tiempo más fácil competir con los bonos del Tesoro, cuando las tasas están puestas cerca de cero.

El oro alcanzó su máximo histórico de 1.900 dólares por onza en agosto de 2011 y dejando de lado los factores geopolíticos que generan volatilidad en el corto plazo, quién dirige la evolución del oro en el largo plazo son las diversas políticas monetarias que desembocan en la oferta monetaria y los tipos de interés reales del bono a diez años estadounidense. Hace cuatro años el bono estadounidense cotizaba a un interés real del -3%, lo que significaba que el valor más seguro nos ofrecía pérdidas reales, lo que sirvió de catalizador para que el metal alcanzara sus máximos. Hoy la situación es diferente, los Estados Unidos carecen de inflación, por lo que las tasas de interés reales se encuentran en un 2%, lo que motivó la bajada del oro en estos últimos años.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *