Inicio / Bancos Centrales / El Banco de Inglaterra fuerza su política monetaria para evitar los riesgos del Brexit

El Banco de Inglaterra fuerza su política monetaria para evitar los riesgos del Brexit

Tras el voto del Reino Unido a abandonar la Unión Europea, el tipo de cambio frente a las principales divisas ha caído y las perspectivas de crecimiento a corto y medio plazo se ha debilitado notablemente. Por esa razón, el Bank of England (BoE) ha profundizado en la política monetaria mediante un recorte de 25 puntos básicos hasta situar los tipos de interés en el 0,25%.

Asimismo, se ha adoptado un nuevo esquema de financiación a largo plazo para las entidades, la compra de hasta 10.000 millones de libras en bonos corporativos del Reino Unido y una expansión del programa de compra de activos de deuda pública del Reino Unido de 60.000 millones de libras, teniendo el saldo total de estas compras en activos de 435.000 millones de libras.

El recorte de tipos bajará los costes de endeudamiento de los hogares y las empresas. Sin embargo, dado que los tipos de interés están cerca de cero, es probable que sea difícil para algunos bancos y cajas de ahorros reduzcan traspasar esta bajada a los depositantes mucho más allá.

Para mitigar este escenario, el BoE está poniendo en marcha un plan de financiación a largo plazo que proporcionará financiación para los bancos a tipos de interés cercanos a los tipos de interés del banco central. Esta acción de política monetaria debería ayudar a reforzar la transmisión de la reducción en la tasa del banco a la economía real.

La expansión del Banco de Inglaterra del programa de compra de activos de deuda pública del Reino Unido impartirá estímulo monetario mediante la reducción de los rendimientos de los títulos que se utilizan para determinar el coste de los préstamos para hogares y empresas. También es probable reequilibrar la cartera en activos de mayor riesgo por los titulares actuales de los bonos del gobierno, mejorando aún más la oferta de crédito a la economía en general.

Con este paquete de medidas monetarias, la libra no tardó en reaccionar. El cruce GBP/USD cayó un 1,17% en el momento desde 1,3325 dólares hasta 1,3172 dólares. Cabe recordar que tras el escenario del Brexit acumula una caída del 11,36%.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *