Inicio / Indicadores / ¿Cuál es el momento idóneo para entrar en el mercado?

¿Cuál es el momento idóneo para entrar en el mercado?

En el artículo “Todo lo que debemos saber acerca del PER” comentamos el concepto PER (Price to Earnings Ratio) siendo una ratio que relaciona la capitalización bursátil de una empresa con sus beneficios actuales. Con este cálculo obtendremos los años que necesitamos para recuperar nuestra inversión.

El cálculo del PER es el siguiente:

PER = Capitalización bursátil del valor / Beneficio Neto

PER = Cotización de las acciones / Beneficio por Acción (BPA)

En el artículo de hoy veremos desde el punto de vista del inversor. cuáles son las mejores oportunidades que ofrece el mercado para entrar y mantener a partir del siguiente cuadro comparativo que relaciona los rendimientos de precio del S&P 500 anualizados promediados.

El secreto del largo plazo

Como podemos ver en la tabla los mejores momentos para entrar en bolsa y mantener en el largo plazo se dan cuando la relación precio – beneficios es baja, cuanto más baja más valor obtendremos por nuestra inversión. Por ejemplo, el promedio de rentabilidad a 5 años superior al 10% únicamente se da en situaciones que el PER del S&P500 se encuentre por debajo de 10. Con un PER < 8 obtenemos una rentabilidad promediada a cinco años del 10,2% y con un PER situado entre 10 – 12 veces la rentabilidad alcanza el 12%. Si nos vamos aún a un plazo mayor promediado, diez años, observamos como únicamente aquellos que hayan entrado en el S&P 500 con un PER inferior a 8 veces obtendrán una rentabilidad promediada del 10%, en concreto del  11,1%. Estas relaciones se dan en un escenario muy específico, cuándo el mercado se encuentra por los suelos después de sufrir un auténtico batacazo en sus cotizaciones. En ese  momento el sentimiento de la masa es puro pánico y prácticamente no quieren saber nada de la bolsa, por lo que infravaloran desorbitadamente los beneficios futuros que puede llevar la inversión. Es en esos precisos instantes que aquel inversor que no se deje llevar por la percepción generalizada, podrá encontrar su oportunidad de entrada y mantener.  Estas relaciones tan bajas de PER las se dieron en el fondo de las crisis de 1973, 1982, 1992, 2002 y 2009.

Comparativamente hablando, los rendimientos a un año pueden ser muy dispares entre diferentes PER de entrada. Asimismo podemos observar y destacar que entrando en una relación de precios – beneficio situada entre 14 y 16 veces podemos promediar una rentabilidad en un año del 11,4%. Pero pensemos en el por qué se dan estas cifras… Normalmente en esa relación la bolsa se encuentra en auge en de la tendencia alcista por lo que podemos obtener un muy buen año. No obstante, si ampliamos el marco temporal de nuestra inversión hasta diez años, nos damos cuenta cómo el rendimiento anual promediado cae hasta situarse en el 6,5%.

En la parte baja de la tabla, mostramos la relación entre precios y beneficios más alta o más cara. ¿Qué le sucede a nuestra rentabilidad al largo plazo si entramos con un PER superior a 16 veces. Observamos que por lo general las rentabilidades a largo plazo se van reduciendo paulatinamente por lo que no aporta mucho a nuestra cartera de inversión entrar en el S&P500 cuando la bolsa cotiza a estos niveles de beneficios. Estas elevadas relaciones sólo se dan cuando el público empieza a comprar bolsa  por el hecho de que está subiendo en fases alcistas muy acusadas, en ese momento los inversores sensatos ya están en el mercado  y es la euforia de la masa la que impulsa los precios de las cotizaciones al alza, independientemente de si los beneficios marginales sean recesivos por unidad de precio.

Cuando NO debemos entrar “Los últimos serán los primeros… en perder”

En la última fila de la tabla observamos que si entramos en el S&P500 por encima de 24 veces la relación de la cotización con los beneficios, en promedio, todos los años nos encontramos con rentabilidades negativas. Para entrar a semejantes relaciones de precios tanto a corto como a largo plazo es un total despropósito financiero, debido a que estos niveles los podemos encortar en picos de una burbuja donde las cotizaciones estén sobrestimando muy por encima los beneficios futuros y fruto de la locura los últimos han entrado en la fiesta pero esta vez se han quedado sin quedado bebida y tendrán que presenciar cómo la música se apaga.

Noticias de idealista.com:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *